Posts Tagged “traductores”

Este mes, hace una semana, el 9 de septiembre, se cumplieron cien a√Īos del nacimiento de C√©sare Pavese (Santo Stefano Belbo, Cuneo, Italia, 1908-1950). Nacido en una familia de clase media baja proveniente del campo, Pavese, aun viviendo en Tur√≠n, nunca perdi√≥ el contacto con el medio rural.pavese1-1.jpg picture by antoniosarabia¬†T√≠mido, introvertido, su descubrimiento y su fascinaci√≥n por la literatura norteamericana marcaron para siempre su obra. Tradujo a Steinbeck, Dos Pasos, Hemingway y Faulkner, entre otros grandes autores estadounidenses junto al irland√©s James Joyce por quien profesaba tambi√©n una admiraci√≥n sin l√≠mites. Sus lecturas y estudios sobre el mito, los s√≠mbolos y los arquetipos se volvieron una influencia recurrente en su trabajo. En 1930 se licenci√≥ en letras por la universidad de Tur√≠n con una tesis sobre Walt Whitman. En 1935 fue detenido por sus ideas pol√≠ticas y desterrado al sur de Italia donde permaneci√≥ hasta su perd√≥n en 1936. Pas√≥ los √ļltimos a√Īos de la segunda guerra mundial viviendo con la familia de su hermana en Serralunga “como un recluso en las colinas”. En 1945 ingres√≥ en el partido comunista y en 1950, el 24 de junio, se le confiri√≥ el cotizado premio Strega por The Political Prisioner. El 27 de agosto de ese mismo a√Īo, v√≠ctima de una de sus habituales depresiones, C√©sare Pavese se quit√≥ la vida en el hotel Roma de Tur√≠n con una sobredosis de somn√≠feros. Le faltaban pocos d√≠as para cumplir cuarenta y dos a√Īos de edad. Algunos de sus trabajos m√°s notables fueron publicados p√≥stumamente.

Lee el resto de esta entrada »

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Comments 8 Comentarios »

Aim√© C√©saire (Basse Pointe, Martinique 1913-2008) lleg√≥ a Par√≠s en 1931 con una beca estudiantil para terminar su bachillerato en el liceo Louis le Grand. Cuando volvi√≥ a su pa√≠s natal ocho a√Īos despu√©s, en 1939, casado con una compatriota suya, Suzanne Roussi,AiimeCsaire2.jpg picture by antoniosarabia¬†y con el peque√Īo hijo de ambos, Aim√© hab√≠a dejado una profunda huella de su paso por la Ciudad Luz.¬†Ah√≠ hab√≠a conocido a Leopoldo Senghor y a Le√≥n Dam√°s con quienes fund√≥ la revista literaria L’Etudiant Noir y el c√©lebre movimiento po√©tico de la “negritud”. Estuvo tambi√©n muy cerca de los poetas surrealistas especialmente de Andr√© Bret√≥n, a quien le lig√≥ una estrecha amistad sobre todo durante el tiempo que √©ste √ļltimo pas√≥ en la Martinica a causa de la segunda guerra mundial. Bret√≥n, en la introducci√≥n a Cahier d’un retour au pays natal, calificar√≠a esta obra de C√©saire como “nada menos que el mayor monumento l√≠rico de nuestro tiempo”.

A continuación, en la excelente traducción de Agustí Bartra, unas muestras del quehacer literario de uno de los más grandes poetas nacidos en Las Antillas y, sin lugar a dudas, uno de los mayores exponentes de la poesía en lengua francesa del siglo veinte.

Lee el resto de esta entrada »

Etiquetas: , , , , , ,

Comments 5 Comentarios »

Esta entrada podr√≠a muy bien titularse “tradutore, traditore”, -traductor, traidor-, porque tiene como Convidado al excelente novelista y traductor italiano, Pino Cacucci (Alessandria, 1955), gran “cuate”, dir√≠amos en M√©xico, de este autorpinocacuccimontanaro.jpg picture by antoniosarabia, y Pino sabe muy bien lo que esa palabra significa porque tambi√©n es responsable de la brillante traducci√≥n de mi novela Le Arance Amare di Sviglia (Ugo Guanda Editore, 2003) y otros varios textos m√≠os a la lengua del Dante. Si digo que esta entrada deber√≠a llamarse “tradutore, traditore” no es, desde luego, por causa suya, ya que su trabajo, siempre preciso y fidel√≠simo, le ha merecido varios premios internacionales, entre ellos, este a√Īo, el Claude Couffon que otorga el Sal√≥n de Libro Iberoamericano patrocinado por Luis Sep√ļlveda en inteligente y amistoso contubernio con el ayuntamiento de Gij√≥n y el Principado de Asturias.

Si digo que debe titularse “tradutore, traditore” es porque hace unas semanas ped√≠ a Pino que me mandara algo suyo para incluirlo entre Los Convidados y √©l correspondi√≥ a mi solicitud envi√°ndome un relato, -en el fondo una bella par√°bola sobre la inmigraci√≥n-, pero lo hizo, como es natural, en su nativo italiano, poni√©ndome en el comprometido y comprometedor aprieto de tener que traducirlo yo mismo. Esa es la raz√≥n por la que esta entrada, aparte de “tradutore, traditore”, podr√≠a llamarse tambi√©n “El autor prueba una sopa de su propio chocolate” o, “Cuando los patos le tiran a las escopetas”.
Así pues, esta semana yo traduzco a mi traductor, y le pido disculpas de antemano a él y a ustedes los habituales del blog por las posibles meteduras de pata porque su hermoso texto, La Resurrezione della Vite se merecía alguien con mayores conocimientos de la lengua italiana que yo. 

A√Īado, como resarcimiento, una evocaci√≥n de nuestro querido M√©xico donde Pino vivi√≥ tantos a√Īos. Se trata de un cuadro poco conocido de Diego Rivera, el gran pintor mexicano sobre cuya persona y √©poca mi gran amigo y traductor ha escrito much√≠simas p√°ginas. Se titula, no faltaba m√°s,¬†En el Vi√Īedo. Es de 1920.

Lee el resto de esta entrada »

Etiquetas: , , ,

Comments 9 Comentarios »

Cuando se habla de Claude Couffon (Caen, Francia, 1926) se habla de la larga y fecunda correspondencia de la lengua francesa con una buena parte de lo mejor que ha producido la literatura en Espa√Īa y Am√©rica Latina.
Claude Couffon comenz√≥ su carrera de hispanista siendo a√ļn muy joven, desde mediados de los a√Īos cuarenta, divulgando en peri√≥dicos y revistas de su pa√≠s la obra de algunos de los m√°s grandes poetas de la lengua espa√Īola: Federico Garc√≠a Lorca, Miguel Hern√°ndez, Juan Ram√≥n Jim√©nez, C√©sar Vallejo, Gabriela Mistral, Pablo Neruda, Rafael Alberti y Nicol√°s Guill√©n, por mencionar s√≥lo a unos cuantos de los m√°s grandes. Con varios de ellos establecer√≠a despu√©s una profunda amistad, lo mismo que con narradores de la talla de Julio Cort√°zar con quien sostuvo, adem√°s, una fugaz y simp√°tica rivalidad amorosa. Primer traductor de Gabriel Garc√≠a M√°rquez al franc√©s, ha colaborado tambi√©n con Juan Carlos Onetti, Camilo Jos√© Cela, Miguel √Āngel Asturias y Mario Vargas Llosa con quien le he escuchado compartir recuerdos con la complicidad de viejos camaradas.
Entre sus √ļltimas novelas traducidas al franc√©s est√°n Los Convidados del Volc√°n, en 1997, y El Cielo a Dentelladas, en 2001, ambas del autor de este blog. Que un hispanista de su talla se ofreciera a trabajar en ese par de obras m√≠as es, y ha sido siempre, para m√≠ motivo de asombro, orgullo y gratitud.
Entre sus numerosas distinciones se cuentan el Gran Premio de Traducci√≥n Halp√©rine-Kaminski, el Gran Premio Nacional de Traducci√≥n del Ministerio de la Cultura, el Premio de Artes y Letras y el nombramiento de Caballero de la Legi√≥n de Honor. El premio a la traducci√≥n que todos los a√Īos concede El Sal√≥n del Libro Iberoamericano de Gij√≥n que convoca Lu√≠s Sep√ļlveda se llama, en su honor, Premio Claude Couffon.
Un hombre tan ligado a las letras no pod√≠a m√°s que escribir √©l mismo. Sus trabajos de poeta, sin embargo, han quedado oscurecidos por su colosal labor de traductor. Una gran injusticia que repararemos esta semana, al menos en una m√≠nima parte, reproduciendo algunos de sus propios poemas. Las versiones al espa√Īol son de Lina Zer√≥n a quien agradecemos la gentileza de facilitarlas para este blog.

LA CONFESI√ďN

Puedo a√ļn escribir
y, con la mano temblorosa
deshojando sílabas,
mofarme de la muerte
¬ŅPero de qu√© me sirve?
¬Ņde cara a qui√©n?
¬ŅPara qu√© hablar,
incluso en voz baja,
de la soledad?

ELLA

Como todos, claro que pienso en ella,
sin angustia puesto que sé
por haberla frecuentado a menudo
que ella es sólo un símbolo.

Es triste, cierto, pero tranquilizador
ya que todos terminaremos ahí,
grandes o peque√Īos, nutrientes
de unas briznas de hierba en el cementerio.

Visto que los poetas
la han celebrado tanto, renunciemos.
Entremos en la muerte y dejemos
que el silencio nos sonría, burlón, en la tumba.

VIAJES II

Llegué a la edad en la que se viaja dentro de un cuarto
en aviones que piloteamos solitarios
hacia islas imaginarias
de continentes cercanos al cielo
o al infierno
pero poco importa:
se asemejan en su salvaje libertad.
Emparejarse aqu√≠ es so√Īar
con todos esos cuerpos que fueron nuestros
y que el tiempo no puede envejecer
¬°Ah, los viajes sin regreso
en los que me hundo cada noche!

BALANCE III

Vivir es una crueldad si sabemos
que todo lo que fue ya no ser√°
o es tan sólo un destello
del azar o de la suerte escasa.
Ya no poder ser el hombre
aquel seductor seguro de sí
que volvía reales los excesos
de los m√°s ardientes fantasmas.
Ahora andrajo que a veces
concretiza el sue√Īo loco
de ser todavía ya sin nada
la imagen de un duende estéril
de una vida que fue larga y breve.

NOMBRE

Me hubiera gustado ser otro.
No aquél a quien se conoce
e incluso a veces se reconoce.

Ser Bosquet o Sabatier.
Alberti o Neruda.
Louis Aragon o Paul Eluard.
O bien
tantos otros que ríen en sus barbas…

Pero yo sólo quiero ser
‚ÄĒdisculpen si me ufano‚ÄĒ
aquél que todos llaman Couffon.

DE PASO

¬ŅS√≥lo somos materia que se transmite
consciente
o inconscientemente?
La edad lo afirma
o lo rechaza
si se trata de juventud
o de extinción
pero de qué nos sirve plantearnos tantas preguntas
si vivir es la maravilla de un tiempo
a lo m√°s pasajero.

Nos gustaría terminar con una reflexión del propio Couffon después de traducir Confieso que he vivido, las memorias de Pablo Neruda:
‚Äú¬ŅPor qu√© todos, en cierta medida, mentimos al contar nuestras vidas? Cierto: nos toc√≥ una vida privilegiada, ¬Ņy qu√©? Aunque hayamos tenido esa vida llena de experiencias, √©sta no lleg√≥ a ser nunca la que habr√≠amos querido. Por eso le agregamos un poco de pimienta y ese poco la convierte de veras en literatura. Todos sabemos que la literatura no existe, que es pura ficci√≥n. Un sue√Īo de absoluto y de imposible.‚ÄĚ

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comments No Hay Comentarios »

¬ŅQu√© nos mueve a la traducci√≥n? ¬ŅEl deseo de compartir con otros de nuestra misma lengua lo que nos conmovi√≥ en una ajena? ¬ŅEl sentirnos de modo vicario coautores de un texto que admiramos? No lo s√©, tal vez en cada traducci√≥n haya un poco de ambas cosas. En mi caso influye adem√°s la necesidad de mantener el l√°piz afilado y el brazo caliente entre las pausas de mis propios escritos. Los poemas que siguen, todos traducidos por m√≠, son acaso lugares comunes para muchos lectores de habla portuguesa pero, como no son tan conocidos fuera de ese √°mbito, me complace presentar ahora su versi√≥n castellana en este blog. Desde luego su elecci√≥n obedece a una terrible arbitrariedad a su vez regida por el azar: el azar de una lectura, de una afinidad est√©tica o literaria y hasta del afecto instintivo por determinados autores vivos o muertos.
El primero es una deliciosa composici√≥n de Jos√© Gomes Ferreira (Porto, 1900-1985). Gomes Ferreira aunque naci√≥ en Porto, vivi√≥ desde muy ni√Īo en Lisboa, compuso m√ļsica y despert√≥ la admiraci√≥n de sus contempor√°neos tanto por sus dones como poeta como por sus compromisos sociales y pol√≠ticos. Lleg√≥ a ser c√≥nsul en Noruega de 1925 a 1929, tal vez conoci√≥ ah√≠ a su “amor del Norte”.

VIVIR SIEMPRE TAMBI√ČN CANSA.

El sol es siempre el mismo, y el cielo azul
ora es azul, nítidamente azul,
ora es ceniza, negro, casi verde…
mas nunca de color inesperado.

El mundo no se modifica.
Los √°rboles dan flores,
hojas, frutos, p√°jaros,
como m√°quinas verdes.

Los paisajes tampoco se transforman.
No cae nieve escarlata,
ni planean las flores,
la luna no tiene ojos
y nadie va a pintarle ojos a la luna.

Todo es igual, mec√°nico, exacto.

Y por supuesto los hombres son los hombres.
Eructan, beben, ríen y digieren
sin imaginación.

Y hay barrios miserables, siempre iguales,
discursos de Mussolini,
guerras, orgullos desquiciados,
autos de carreras…

!Y me obligan a vivir hasta la muerte!

¬ŅQu√© no ser√≠a m√°s humano
morir un pedacito
de cuando en cuando
y recomenzar m√°s tarde
hallando todo nuevo?

¬°Ah! Si pudiese suicidarme por seis meses,
morir encima de un div√°n
con la cabeza puesta en una almohada,
y la confianza y la serenidad que da saber
que me velabas t√ļ, mi amor del Norte.

Cuando alguien viniera a preguntar por mí,
le dirías con esa tu sonrisa
donde arde un corazón en melodía
‚Äúmatose esta ma√Īana
y no va a resucitar ahora
por una bagatela.‚ÄĚ

Y vendrías después, muy suavemente,
a velar por mí, sutil y cuidadosa,
andando de puntillas para no despertar
a la muerte a√ļn peque√Īita en mi garganta.

Este otro, un soneto de David Mour√£o-Ferreira (Lisboa, 1927-1996), me atrajo por la musicalidad y la profunda nostalgia que emana del poema. Mour√£o-Ferreira estudi√≥ Filolog√≠a Rom√°nica y fue profesor em√©rito de la universidad de Lisboa. En los a√Īos sesentas estuvo vinculado a varios programas culturales de radio y de televisi√≥n. Lleg√≥ a Secretario de Cultura entre el 76 y el 78.

Y A VECES

A veces las noches duran meses
Y a veces los meses son océanos
Y a veces los brazos que apretamos
nunca m√°s son los mismos Y a veces

encontramos de nos en pocos meses
lo que la noche nos hizo en muchos a√Īos
Y a veces fingimos que a√Īoramos
Y a veces a√Īoramos que a veces

al tomarles el gusto a los océanos
sólo heces de noches no de meses
al fondo de las copas encontramos

Y a veces sonreímos o lloramos
Y a veces a veces ah a veces
En un segundo se fugan muchos a√Īos.

Quisiera terminar con dos de Marcelo Teixeira (Pinhal do Norte, 1964). Su especialidad es la historia pero se ha dedicado m√°s que nada a la literatura, primero en el programa radiof√≥nico Las M√°rgenes del Silencio all√° en los a√Īos ochentas y, actualmente, en su trabajo de editor.

MOVIMIENTO PERP√ČTUO

Estas son las cosas m√°s simples
los m√°s conocidos secretos nocturnos, dir√°s
en vano me escribes poemas, plantas rosas
sé que es de ti de quien hablas al evocarme,
de tu gente, de lo que no soy
de lo que no hago a esta hora.
Es muy cierto, no sé quién eres
los días en que me ocultas la mirada,
o el ardor que me profesan tus manos.
¬ŅConoces Goa? ¬ŅMonte Alb√°n?
¬ŅC√≥mo saber en qu√© cuerpos te extraviaste?
Esas son las sombras de mi canto
los mejores gestos in√ļtiles de estos d√≠as
pero no me detengas si te invento;
es por saberte imperfecta en los versos de ayer
que recomienzo cada día tu retrato.

SI TE ABRO LA PUERTA

Si te abro la puerta
no olvides
que todas las noches exigen un sacrificio.

Nada receles
mas no esperes almíbar en la boca
ni armisticio al cuerpo
ni ba√Īo en la ma√Īana.

Nada receles
mas no esperes palabras inocentes
acostumbro mentir en los días pares
y faltar a la verdad en los restantes.

Si te abro la puerta
llámame sólo por mi nombre
y sé bienvenida al trono de un reino saqueado.

Etiquetas: , , , , , ,

Comments 5 Comentarios »

El texto de Odisseus Elytis origin√≥ un alud de correos entre los que destacan varios de mi compatriota, colega y muy querido amigo Luis Gonz√°lez de Alba (Charcas, Mexico, 1944), quien al escribirme se√Īala la correcta graf√≠a y pronunciaci√≥n del nombre del ganador del premio Nobel de la literatura de 1979: Odiseas El√≠tis, me insiste √©l.
Luis Gonz√°lez de Alba fue miembro destacado del Consejo Nacional de Huelga, que encabez√≥ el movimiento estudiantil en M√©xico a fines de los sesentas, y por eso testigo ocular de la matanza en la Plaza de las Tres Culturas el 2 de octubre de 1968. Fue aprehendido ah√≠ mismo, en Tlatelolco, y encarcelado en el siniestro Palacio de Lecumberri donde escribir√≠a lo que para m√≠ es el mejor testimonio de aquellos hechos, la novela “Los d√≠as y los a√Īos”.
Adem√°s del genero novel√≠stico, Luis Gonz√°lez de Alba cultiva el an√°lisis pol√≠tico, el ensayo hist√≥rico y el de divulgaci√≥n cient√≠fica. Sus colaboraciones en los diarios mexicanos le hicieron acreedor al primer Premio Nacional de Periodismo en el a√Īo de 1997.
El sabroso material que nos ha enviado incluye, aparte de su propia traducci√≥n, versiones estrictamente fon√©ticas de los poemas en griego para apreciar mejor su musicalidad. Todo ello ser√° motivo de futuras publicaciones en esta p√°gina. Por lo pronto nos estrenamos con su traducci√≥n a un bello poema de Konstantinos Kavafis (Alejandr√≠a, 1863-1933) que el mismo Luis ha escogido, nos dice, ‚Äúpor breve, emotivo y n√°utico‚ÄĚ.

S√öPLICA

El mar en sus profundidades tomó a un marino.
Su madre, sin saber, va y planta

a la Virgen enfrente una alta vela
para que vuelva pronto y tenga buenos tiempos;

y todo hacia el viento alza el oído.
Pero mientras reza y suplica ella,

la imagen escucha, seria y triste,
sabiendo que no volver√° ya el hijo que espera.

Lee el resto de esta entrada »

Etiquetas: , , , , , ,

Comments No Hay Comentarios »

Ya desde peque√Īo, durante aquellas lejanas lecciones de catecismo a las que me arrastraba mi madre, me parec√≠a dif√≠cil creer que en el jard√≠n del Para√≠so, cuando Dios permiti√≥ a Ad√°n nombrar a sus criaturas, √©ste llamara al perro, perro y, al gato, gato. Incluso entonces mi ecumenismo hispanoamericano no llegaba a tanto. Me preguntaba, eso s√≠, ¬Ņc√≥mo las habr√≠a denominado?, ¬Ņen qu√© lengua, tal vez ahora impronunciable, les dio sus verdaderos nombres?, ¬Ņy qu√© hab√≠a sido de ella? Mi persistente rencor al padre Ad√°n data de esa √©poca. ¬ŅEn qu√© cabeza cupo heredarnos el pecado original y excluirnos de aquel lenguaje formidable?
A√Īos m√°s tarde, desacreditado el mito de Babel, otra cuesti√≥n comenz√≥ a rondarme por la mente: ¬Ņpor qu√© hay tantos idiomas? Esta pregunta, en apariencia idiota, no lo es tanto cuando nos detenemos a reflexionar en ella. ¬ŅQu√© pensar√≠amos nosotros, por ejemplo si, al comprobarse que se comunican los delfines, descubri√©semos que no se entienden entre s√≠ porque unos frecuentan West Palm Beach y otros Varadero? ¬ŅPor qu√© tendr√≠an que hablar distintos lenguajes los delfines si, al fin y al cabo, son delfines? Esto, que nos sorprender√≠a en otras especies, nos parece de lo m√°s ordinario en la nuestra, a pesar de que compartimos las mismas estructuras neurol√≥gicas y dependemos de id√©nticos dispositivos para emitir y captar sonidos, sin contar con que la constituci√≥n de nuestras cuerdas vocales no nos permite reproducir m√°s que una misma uniforme, y bastante limitada, gama de voces. ¬ŅNo ser√≠a m√°s natural que, al abrir la boca por primera vez, llam√°ramos todos sin excepci√≥n, en la misma lengua de Ad√°n, al perro, perro y, al gato, gato?

Lee el resto de esta entrada »

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Comments 2 Comentarios »