Posts Tagged “Silvina Ocampo”

Este mes se celebra un aniversario m√°s del natalicio de Emily Dickinson (Amherst, Massachusets, 1830-1886), la gran poeta norteamericana cuyos poemas nos asombran a√ļn hoy por su grado de experimentaci√≥n y su modernidad.
EmilyDickinson1.jpg picture by antoniosarabiaEn una carta dirigida a su amigo Thomas Wentworth Higginson, a quien hab√≠a enviado algunos versos para que se los criticara, Emily le participaba su percepci√≥n personal de la poes√≠a: si f√≠sicamente siento que me arrancan la cabeza, eso es poes√≠a. Esa es mi √ļnica manera de saberlo. ¬ŅHay otra?
Sin embargo, para Emily Dickinson el quehacer literario era inseparable de las demás actividades que colmaban su vida cotidiana. La vivía con la misma intensidad con la que se ocupaba del jardín, tejía o cocinaba. Vivir es tan sorprendente, escribió en 1871 al mismo Higginson, que deja poco espacio para otras ocupaciones.
Apenas una media docena de poemas aparecieron en vida de la autora, todos dados a conocer en forma anónima o sin su consentimiento, y sólo fueron publicados después de ser corregidos por los editores.
La suya es una metaf√≠sica dom√©stica y particular, nos dice Margarita Ardanaz en su introducci√≥n a las Cartas Po√©ticas e √ćntimas (1859-1886), y contin√ļa m√°s adelante:
EmilyDickinson3.jpg picture by antoniosarabiaSus poemas tienen una frescura especial porque ella emplea las palabras de cada d√≠a como nadie las hab√≠a empleado antes. Nos sit√ļa en el umbral mismo del canto y nos invita, mediante fragmentos inacabados, a completar la ruta hacia ninguna parte. Eso es la poes√≠a. La pura posibilidad. El poema es para ella lo que ya no es tanto como lo que todav√≠a no es. Es en ese espacio incierto que media entre lo todav√≠a no dicho y lo ya recordado donde se sit√ļa el poema. El poema es el presente eternizado.
Acaso sea en este grado de experimentaci√≥n l√©xica donde radique la modernidad de su obra. Un sentido de la experimentaci√≥n que no tiene mucho que ver con su √©poca. Por eso no es casual que prefiera el poema breve y el fragmento en prosa como medios de expresi√≥n. El nivel de concentraci√≥n concede a cada una de las palabras un valor objetual imprescindible. El discurso se concentra en torno a una serie de palabras motrices. Por eso su sintaxis se ve frecuentemente reducida al nombre, suprimiendo al m√≠nimo los elementos unitivos y reduciendo los verbos en un af√°n de supresi√≥n del tiempo. Esta t√©cnica favorece las posibilidades de la elipsis, que es la aut√©ntica protagonista de la ret√≥rica dickinsoniana. Lo no dicho, los espacios en blanco, la insinuaci√≥n, el lenguaje oblicuo y la ambig√ľedad tienen tanto valor en su discurso como los elementos expl√≠citos. Y es que el silencio es para Emily Dickinson tan subversivo como la palabra.

Lee el resto de esta entrada »

Etiquetas: , , , , ,

Comments 4 Comentarios »