Posts Tagged “Relatos”

julio2.jpg picture by antoniosarabiaLa editorial Alfaguara acaba de publicar Papeles Inesperados, un compendio de once relatos, tres historias de cronopios y un capítulo desconocido del Libro de Manuel, junto con varias autoentrevistas, poemas, ensayos, prólogos, discursos y otros textos inéditos de Julio Cortázar. La publicación plantea, es cierto, el problema moral de qué tan lícito es el dar a conocer escritos que el propio autor desestimó en vida. A mí en lo personal, y supongo que a muchos de mis colegas, me aterra la perspectiva de que alguna vez se lean borradores que yo no encuentro a punto y que he dejado cocinando para futuras revisiones en el disco duro de mi ordenador o, ya impresos, en lo más hondo de un cajón. Sin embargo Cortázar es Cortázar y para sus admiradores, entre quienes me cuento, cualquier de sus textos tiene un interés especial que tal vez él mismo nunca previó. Por eso, y esperando contar con el tácito perdón y la venia del Gran Julio, me apresuro a compartir con los lectores de Los Convidados uno de los cuentos reciéntemente aparecidos.IMAGEN-5122208-1jpg.jpg picture by antoniosarabia

. Lee el resto de esta entrada »

Etiquetas: , , , , , ,

Comments No Hay Comentarios »

…………………………………..Jos√© Manuel Fajardo

………………………………….SEGUNDAS PARTES

…………………………………………………….a Antonio Sarabia

Se la presentaron en la inauguraci√≥n de una exposici√≥n de pintura, durante un viaje a Puerto Vallarta. Era alta y flaca, llevaba el pelo corto y te√Īido de rubio y un breve y ajustado vestido rojo cerrado por una provocadora cremallera que ascend√≠a, desde los muslos hasta el escote, como una invitaci√≥n al pecado. Me cont√≥ que al verla casi se qued√≥ sin aliento.
-Ten√≠a la boca grande y sonriente- me explic√≥ mientras su propia boca se abr√≠a en una sonrisa evocadora- y los ojos le brillaban de un modo que ni te imaginas. Y me miraba a m√≠. As√≠, directamente, como dici√©ndome: ¬Ņa qu√© esperas?
Fajardo3.jpg picture by antoniosarabia√Čl no quiso esperar ni un minuto m√°s. La invit√≥ a tomar una copa despu√©s de la inauguraci√≥n y ella dijo que s√≠. Acabaron subiendo las escalinatas del Caf√© des Artistes para platicar mientras sorb√≠an una magarita bien cargada de tequila y esperaban que les asignaran mesa. Por la ventana se ve√≠an las luces de las camionetas rancheras que circulaban por las estrechas calles amenazando con llevarse en sus parachoques la cal de las paredes. Ella le dijo que se llamaba Marieta justo en el momento en que dos conductores se enzarzaban en una agria disputa a la puerta del caf√©, y √©l pens√≥ que aquel nombre s√≥lo pod√≠a designar a quien viviera bajo los dictados de la pasi√≥n.
-Siempre me han perdido las pel√≠culas rom√°nticas- me confesar√≠a m√°s tarde-, esas mujeres que se entregan en cuerpo y alma y que tienen nombres que invitan a so√Īar. Como Ilsa o Lara, ya sabes, Casablanca, Doctor Zhivago… Es que tengo alma de atole, no lo puedo evitar.
Tantos a√Īos de vida en Guadalajara hab√≠an terminado por llenarle el habla de t√©rminos mexicanos y apenas si quedaba ya rastro alguno de su original acento espa√Īol. As√≠, entre ni modos y √≥rales, me vino a decir que aquella noche prometedora, tras la cena en el Caf√© des Artistes, hab√≠a terminado sin otra cosecha que un beso de despedida a la puerta de la casa donde ella viv√≠a, eso s√≠, tan apasionado como si estuviesen sentados al borde mismo de la cama. √Čl hubiera querido ir mas all√°, pero al menos era un primer paso.
Sin embargo, lo que prometía ser la obertura de un romance se convirtió en el continuo de una relación que no llevaba a ninguna parte. A veces, ella recostaba la cabeza sobre su hombro y apretaba con fuerza el brazo de él contra su pecho palpitante, sentados ante la imagen arrebolada del atardecer del Pacífico. Pero, de un modo u otro, la velada se resolvía sin ir más allá de unos besos apasionados.
Lee el resto de esta entrada »

Etiquetas: , , , , , , , ,

Comments 3 Comentarios »

Me cruc√© con N√©stor Ponce (La Plata, Argentina, 1955) durante una reciente conferencia a la que fui invitado por la Universidad de Rennes, en Francia, donde √©l ocupa la c√°tedra de profesor de lenguas y civilizaciones hispanoamericanas.¬†NstorPonce9.jpg picture by antoniosarabiaRadicado en Europa desde 1979, N√©stor es autor de un libro de poes√≠a, Sur (1982) y de varios de ficci√≥n entre los que se encuentran La bestia de las diagonales (1998), Hijos Nuestros (2004), Perdidos por ah√≠ (2004) y Azote (2008), as√≠ como de una Antolog√≠a de la Novela Negra y Policiaca de Am√©rica Latina (2005). Su quehacer literario ha sido galardonado tanto en su pa√≠s natal, Argentina, con el Premio del Fondo Nacional de las Artes en 1998 por El Int√©rprete, como en M√©xico con el Premio Internacional de Novela Siglo XXI en el 2006 por Una vaca ya pronto ser√°s. Ahora est√° de viaje precisamente all√°, en esa descomunal mara√Īa urbana que constituye el Distrito Federal, y hasta all√° le va a buscar este saludo y nuestro agradecimiento por el breve y hermoso relato que tuvo a bien enviarnos para Los Convidados. Mucha suerte, y que no se le olviden los Chipotles.

¬† Lee el resto de esta entrada »

Etiquetas: , , ,

Comments 32 Comentarios »

En estas √ļltimas semanas hemos venido reflexionando en Los Convidados sobre el tema de las minificciones. Con ese motivo recopil√© aqu√≠ relatos brev√≠simos de Borges, Bioy, Cort√°zar, Arreola, Huidobro y varios m√°s. Sin embargo, ayer me di cuenta de que, sin pensarlo, hab√≠a dejado fuera a otro gran maestro del g√©nero: el poeta mexicano Octavio Paz (ciudad de M√©xico, 1914-1998), premio Nobel de la Literatura el a√Īo de 1990.octavio_paz2.jpg picture by antoniosarabia¬†Paz es m√°s conocido por su vasta producci√≥n po√©tica y ensay√≠stica pero, exceptuando la novela, su escritura abarca todos los dem√°s g√©neros literarios. Trabajos del Poeta, de 1949, es una admirable incursi√≥n surrealista entre la prosa po√©tica y el microrelato. Ninguno de sus espl√©ndidos textos rebasa los treinta renglones. ¬Ņ√Āguila o Sol?, de 1950, contin√ļa por el mismo camino con pasajes apenas un poco m√°s largos. Tenemos un bello ejemplo en el titulado Dama Huasteca:

Ronda por las orillas, desnuda, saludable, reci√©n salida del ba√Īo, reci√©n nacida de la noche. En su pecho arden joyas arrancadas al verano. Cubre su sexo la yerba lacia, la yerba azul, casi negra, que crece en los bordes del volc√°n. En su vientre un √°guila despliega sus alas, dos banderas enemigas se enlazan, reposa el agua. Viene de lejos, del pa√≠s h√ļmedo. Pocos la han visto. Dir√© su secreto: de d√≠a, es una piedra al lado del camino; de noche, un r√≠o que fluye en el costado del hombre.
Y es de otro de sus libros de esa misma época, Arenas Movedizas, del que transcribimos para ustedes este otro cuento corto, una auténtica joya que está entre nuestros favoritos de siempre.

¬† Lee el resto de esta entrada »

Etiquetas: , , , , , , , ,

Comments 9 Comentarios »