Posts Tagged “Poetas mexicanos”

Hace tiempo que no tengo noticias de Luis Gonz√°lez de Alba (Charcas, M√©xico, 1944). Lo record√© ayer que revisaba mi librero y di con un breve poemario suyo, El Sue√Īo y la Vigilia, que me envi√≥ el a√Īo pasado y que rele√≠ con gusto.
LuisGdeAlba1.jpg picture by antoniosarabiaNo s√© d√≥nde estar√° pasando Luis este verano, ¬Ņde vacaciones en su siempre a√Īorada Grecia? ¬ŅEn su casa de Guadalajara, en M√©xico? Su √ļltima colaboraci√≥n en Los Convidados se remonta a noviembre del 2007, cuando particip√≥ con unas traducciones suyas de Kavafis y Leivaditis. Hojeando su peque√Īo libro de poemas editado por Conaculta (no se r√≠an, por favor, amigos portugueses, ese es el nombre con el que se conoce en M√©xico al Consejo Nacional para la Cultura y las Artes), me dieron ganas de transcribir algunos y dedicar a Luis un nuevo post en este blog. Que vaya con un saludo lejano y un gran abrazo al culto amigo y escritor extraordinario. Hasta pronto.

. Lee el resto de esta entrada »

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Comments 2 Comentarios »

Sabines1.jpg picture by antoniosarabiaLas recientes muertes de Blanca Varela y Meira Delmar hace unos días no hicieron retrasar una semana el homenaje al gran poeta mexicano Jaime Sabines (Tuxtla Gutiérrez, México, 1926-1999) de quien este miércoles 25 de marzo celebramos el octagésimo tercer aniversario de su natalicio.
Jaime Sabines es la otra cara de la moneda en una época en la que México estuvo casi totalmente sometido a la dictadura literaria de Octavio Paz y sus seguidores. La obra de Sabines destaca por su desenvoltura, por su originalidad, por su contundencia, porque posee una cotidianidad hecha de sangre, sudor y lágrimas, un acerbo perfume de amores sentenciados y salas de hospital que duele y embelesa.

Cuando estaba a punto de publicar su primer libro, su paisano, el entonces ya célebre poeta chiapaneco Carlos Pellicer se ofreció a escribirle el prólogo. Sabines se rehusó porque no deseaba, dijo, iniciar su vida de poeta apoyándose en prestigios ajenos.

sabines5.jpg picture by antoniosarabiaEn 1974 se le otorg√≥ el premio Javier Villaurrutia, en 1985 el Premio Nacional de Ciencias y Artes, en 1991 la Presea Ciudad de M√©xico y, en 1994, el senado de la rep√ļblica lo condecor√≥ con la medalla Belisario Dom√≠nguez. A pesar de los honores y la enorme fama adquirida en su pa√≠s, su nombre ha traspasado a duras penas las fronteras mexicanas a pesar de que, como afirma Jos√© Emilio pacheco, muchas de sus composiciones est√°n entre las mejores de la lengua espa√Īola.
Para festejar su natalicio, y para dolernos de su muerte que ocurri√≥ el 19 de marzo de 1999, apenas unos d√≠as antes de que cumpliera 73 a√Īos, les ofrecemos tres de sus hermosos poemas de amor. Para quienes no los conozcan ser√° un regalo inolvidable. Y quienes ya los han o√≠do antes tendr√°n el inmenso placer de releerlos.

. Lee el resto de esta entrada »

Etiquetas: , , , , , , ,

Comments 5 Comentarios »

GutierrezNjera.jpg picture by antoniosarabiaNo moriré del todo amiga mía / de mi ondulante espíritu disperso / algo en la urna diáfana del verso / piadosa guardará la poesía, escribió Manuel Gutiérrez Nájera (Ciudad de México 1859-1895) y tenía razón. Yo, cuando menos, nunca desde mi ya lejana adolescencia he podido escapar ni a la frescura y el encanto de la duquesita del duque Job, ni a las estrofas melodiosas y elegantes que componen sus cuatro quintetos y catorce sextetos decasílabos y mucho menos a las sorprendentes e ingeniosas rimas que las rematan.

Los versos nos llevan por el M√©xico de finales del XIX, en compa√Ī√≠a de la seductora duquesita, por un simp√°tico recorrido a partir de la esquina del jockey club, actual Sanborn’s de los azulejos, por toda la calle de Plateros, hoy avenida Madero, hasta los antiguos almacenes de ropa de La Sorpresa, que m√°s tarde se convertir√≠a en La Ciudad de Londres y que hoy ha desaparecido.

El duque Job fue uno de los numerosos seudónimos que Gutierrez Nájera usó a lo largo de su vida. El poema está dedicado a una joven de la que se había enamorado, su duquesita, cuya vida transcurría a lo largo de las calles de Plateros y San Francisco, circunstancia que da pie al autor para enumerar los sitios de moda y evocar las costumbres de la época.

Reproducirlo, me parece, es mejor manera de rendir homenaje a este gran poeta mexicano que este a√Īo festejar√° el siglo y medio de su nacimiento y que hace unos d√≠as cumpli√≥ 124 a√Īos de muerto. Porque Manuel Guti√©rrez N√°jera falleci√≥ a causa de una operaci√≥n quir√ļrgica cuando apenas cumpl√≠a treinta y seis a√Īos de edad y estaba en el apogeo de su talento creativo.

m1nd1-1.jpg picture by antoniosarabia

Lee el resto de esta entrada »

Etiquetas: , , , , , , ,

Comments 4 Comentarios »

En estas √ļltimas semanas hemos venido reflexionando en Los Convidados sobre el tema de las minificciones. Con ese motivo recopil√© aqu√≠ relatos brev√≠simos de Borges, Bioy, Cort√°zar, Arreola, Huidobro y varios m√°s. Sin embargo, ayer me di cuenta de que, sin pensarlo, hab√≠a dejado fuera a otro gran maestro del g√©nero: el poeta mexicano Octavio Paz (ciudad de M√©xico, 1914-1998), premio Nobel de la Literatura el a√Īo de 1990.octavio_paz2.jpg picture by antoniosarabia¬†Paz es m√°s conocido por su vasta producci√≥n po√©tica y ensay√≠stica pero, exceptuando la novela, su escritura abarca todos los dem√°s g√©neros literarios. Trabajos del Poeta, de 1949, es una admirable incursi√≥n surrealista entre la prosa po√©tica y el microrelato. Ninguno de sus espl√©ndidos textos rebasa los treinta renglones. ¬Ņ√Āguila o Sol?, de 1950, contin√ļa por el mismo camino con pasajes apenas un poco m√°s largos. Tenemos un bello ejemplo en el titulado Dama Huasteca:

Ronda por las orillas, desnuda, saludable, reci√©n salida del ba√Īo, reci√©n nacida de la noche. En su pecho arden joyas arrancadas al verano. Cubre su sexo la yerba lacia, la yerba azul, casi negra, que crece en los bordes del volc√°n. En su vientre un √°guila despliega sus alas, dos banderas enemigas se enlazan, reposa el agua. Viene de lejos, del pa√≠s h√ļmedo. Pocos la han visto. Dir√© su secreto: de d√≠a, es una piedra al lado del camino; de noche, un r√≠o que fluye en el costado del hombre.
Y es de otro de sus libros de esa misma época, Arenas Movedizas, del que transcribimos para ustedes este otro cuento corto, una auténtica joya que está entre nuestros favoritos de siempre.

¬† Lee el resto de esta entrada »

Etiquetas: , , , , , , , ,

Comments 9 Comentarios »