Posts Tagged “Lauren Mendinueta”

El s√°bado 22 de agosto a las once de la ma√Īana en el marco de la feria del libro de Bogot√°, Sala Jos√© Eustacio Rivera, la editorial Traves√≠as, en combinaci√≥n con el Ministerio de Cultura de la rep√ļblica de Colombia, presentar√° el poemario La Vocaci√≥n Suspendida de Lauren Mendinueta, ganador del Premio Internacional de Poes√≠a Mart√≠n Garc√≠a Ramos en 2007.
Mendinueta_6404_M-5.jpg picture by antoniosarabiaEl poemario ya vio la luz en Europa, publicado en 2008 por la editorial sevillana Point de Lunettes, y fue el libro m√°s vendido durante el Sal√≥n del Libro Iberoamericano de Gij√≥n ese mismo a√Īo. Ahora es una editorial colombiana, con el patrocinio del Ministerio de Cultura, la que se lanza a publicarlo en Am√©rica Latina. Desde Los Convidados felicito a Lauren por esta nueva edici√≥n de su hermoso poemario y a los editores de Traves√≠as cuya incipiente colecci√≥n Palabra de Poeta cuenta ya con autores de la talla de Aurelio Arturo, Homero Aridjis y Giorgios Seferis. Para celebrar el acontecimiento ofrezco a los lectores de Los Convidados el pr√≥logo del libro, redactado por William Ospina quien se encuentra hoy en Caracas, Venezuela, recibiendo el R√≥mulo Gallegos, y algunos poemas de La Vocaci√≥n Suspendida. Que los disfruten.

Lee el resto de esta entrada »

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Comments 7 Comentarios »

Ayer por la noche en Albox, Almer√≠a, se entreg√≥ el Premio Internacional de Poes√≠a Mart√≠n Garc√≠a Ramos 2009 a Rub√©n D√≠ez Tocado y, como es costumbre, se present√≥ al mismo tiempo la edici√≥n impresa del libro galardonado el a√Īo anterior, De Ida y Vuelta, de la poeta andaluza radicada en Par√≠s Sara Herrera Peralta (Jerez de la Frontera, Espa√Īa 1980).

SARAT3.jpg picture by antoniosarabiaSara tuvo a bien invitarme a escribir el pr√≥logo de su poemario, solicitud a la que acced√≠ gustoso porque, adem√°s de la simpat√≠a personal que me inspira su autora, De Ida y Vuelta es una obra espl√©ndida que augura a Sara Herrera Peralta un relevante porvenir dentro de las letras espa√Īolas.

El libro es un bello y muy bien cuidado volumen que publica la editorial Difácil, de Valladolid, bajo la dirección de César Sáenz.

Saludo, pues, la aparici√≥n en las librer√≠as espa√Īolas del poemario ganador del VII Premio Internacional de Poes√≠a Mart√≠n Garc√≠a Ramos, De Ida y Vuelta, publicando el pr√≥logo que le escrib√≠ junto a tres poemas del mismo.

.

PR√ďLOGO

La √©pica de Gilgamesh menciona un pasaje subterr√°neo que une las cimas de dos cumbres gemelas: las de las monta√Īas que limitan el poniente y el oriente en los dos extremos del mundo. Ese es el oscuro sendero que el sol recorre durante la noche para volver a su punto de partida. El h√©roe, abatido por la idea de la muerte, se empe√Īa en tomarlo y despu√©s de recorrerlo dos veces, de Ida y Vuelta durante doce etapas dobles, reaparece en la superficie y emerge ante la aurora. Ha seguido la senda que lleva de la muerte al renacimiento, de la √°rida y cerrada lobreguez a la fuente de la vida, del √ļtero marchito y agotado a la resurrecci√≥n.
Imagen1.png picture by antoniosarabiaUna vez cre√≠ que la vida estaba muerta dice Sara Herrera Peralta en el verso que abre el poemario y, al igual que el h√©roe de la antigua √©pica, desciende -me adentr√© en el t√ļnel escaleras abajo- para cumplir el mismo antiguo ritual inici√°tico en el subsuelo urbano. Las tablas de arcilla que marcan el recorrido de Gilgamesh se convierten en otros tantos carteles que se√Īalan los nombres de las paradas en la l√≠nea seis del metro de Par√≠s. De Nation a Charles de Gaulle-√Čtoile. La ruta que Sara recorre De Ida y Vuelta, ese mirar l√ļcido y condolido con el que observa cuanto le rodea, es el hilo conductor que la llevar√° a la salida y, al alcanzarla, a la iluminaci√≥n. Sus vivencias dan cuenta de un periplo m√°s moderno que el de Gilgamesh pero no menos arquet√≠pico. Su testimonio no corrompe el s√≠mbolo, lo actualiza.
Su poemario no es una suma de poemas aislados sino un aut√©ntico “libro de poes√≠a”, con una unidad tem√°tica particular en el que los versos germinan de un mismo ensimismado desasosiego para obedecer a una cohesi√≥n y a una l√≥gica internas que los unen y que, al leerse como un todo, confieren al lector el punto de vista que le permite abarcar la experiencia completa.
Porque sus reflexiones caen, fluidas, naturales y certeras sobre la hoja de papel con tonalidades en las que se advierten cadencias de la gran poes√≠a iberoamericana, de Paz, Parra y Pizarnik, entreveradas con la de algunos poetas de su nativa tierra andaluza. Al leerla pienso en Cernuda, en Altolaguirre, en Moreno Villa, quienes en alg√ļn momento de sus vidas se nutrieron en tierra americana. Y es ah√≠, en ese terreno inasequible para el com√ļn de los mortales en el que la sobriedad y la elegancia en el lenguaje se dan cita con la inteligencia, el sentimiento y la intuici√≥n, donde nace la poes√≠a de Sara Herrera Peralta. Su voz puede ser joven pero, a sus veintinueve a√Īos, posee un acento maduro y resuelto que despunta con personalidad propia entre los dem√°s miembros espa√Īoles de su generaci√≥n: Carlos Contreras Elvira, Mart√≠n L√≥pez Vega, √Ālvaro Tato, Fruela Fern√°ndez y Elena Medel.
Es conveniente mencionar que Sara, como muchos de los autores que presiento en su obra, escribe y en parte se ha formado literariamente fuera de su patria. La coincidencia, entre otros, con los Paz, Pizarnik, Cernuda, Altolaguirre o Moreno Villa mencionados anteriormente no puede ser más clara. De ese exilio físico y espiritual nace el mirar embelesado y perplejo que induce a apreciar con azorados ojos ajenos lo que para los demás no pasa de ser ordinario y trivial.
En la segunda parte del poemario Sara abandona el submundo parisino y se eleva por los aires. La maleta de Hiroshima fue mi excusa para un ticket de ida y vuelta, apunta. Los t√≠tulos de estos otros poemas corresponden a los r√≥tulos que las compa√Ī√≠as a√©reas fijan en el equipaje de sus pasajeros para indicar el origen y destino de sus vuelos. Cada transitoria etiqueta sobre la valija equivale a una estaci√≥n del Metro. El viaje, el desconsolado mon√≥logo, contin√ļa. Madura nuevas consideraciones en distintas esferas sobrevolando el trayecto anterior como a la superficie de un espejo. Lleva, dice la misma Sara, la civilizaci√≥n escondida en los bolsillos. Y al final del camino, en una celebraci√≥n que se repite, encuentra como postrer consuelo la esperanza.
Con la obtención del Premio Internacional de Poesía Martín García Ramos 2008, esta joven poeta jerezana prosigue la afortunada tradición de brillantes ganadores iniciada por Carlos Contreras Elvira en el 2006 y continuada por la colombiana Lauren Mendinueta en el 2007. Si el ahora se le presenta a Sara Herrera Peralta así de espléndido sólo nos queda fabular sobre lo que le depara el futuro.
Antonio Sarabia

. Lee el resto de esta entrada »

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comments 3 Comentarios »

Lauren Mendinueta public√≥ hace unos d√≠as en su blog Inventario un post que no he podido resistir la tentaci√≥n de transcribir, tanto por la injusticia cometida por un hom√≥nimo, que adem√°s comparte el mismo rango militar, del c√©lebre y entra√Īable personaje de Gabriel Garc√≠a M√°rquez como por la belleza del poema de Ignacio Urdaneta de Brigard, su v√≠ctima. Con el consentimiento expreso de Lauren lo reproduzco ahora para los lectores de Los Convidados. Abajo, una foto de Ignacio Escobar Urdaneta, despu√©s el texto de Lauren y luego el poema ya mencionado.

IgnacioEscobar1-1.jpg picture by antoniosarabiaCUANDO EL CORONEL AURELIANO BUEND√ćA MAT√ď A IGNACIO URDANETA DE BRIGARD yo ni siquiera hab√≠a nacido. Sin embargo la historia de esta infamia no deja de darme vueltas en la cabeza. Demasiada sangre ha corrido sobre Colombia, demasiadas vidas se han perdido por nada en un pa√≠s que merece una mejor suerte. No crean que estoy hablando de un hecho literario sacado de las p√°ginas de Cien A√Īos de Soledad. En absoluto. La coincidencia en el nombre y el rango de los militares es apenas un hecho anecd√≥tico y desafortunado.
Ignacio Escobar Urdaneta naci√≥ en Bogot√° en 1943. Seg√ļn datos recopilados por √©l mismo, sus ascendientes se remontaban a Teresa de √Āvila y Calder√≥n de la Barca. Hijo de una familia acomodada, pas√≥ buena parte de su juventud en Espa√Īa. Era un joven rebelde y contestatario que viv√≠a en confrontaci√≥n con la clase social a la que pertenec√≠a. Simpatizante del Bloque Socialista, pronto llam√≥ la atenci√≥n del gobierno represor de Misael Pastrana Borrero. El 23 de abril de 1974, a la salida de una corrida de toros en Zipaquir√°, fue capturado por las fuerzas secretas del gobierno. Esa misma noche fue asesinado por el coronel Aureliano Buend√≠a. Casi parece una broma de mal gusto que el nombre de su verdugo sea el de un personaje de la literatura y que su muerte haya coincidido con el aniversario de la de Miguel de Cervantes.
Est√©ticamente hizo parte de la Generaci√≥n Desencantada, movimiento literario colombiano que surgi√≥ en los a√Īos 70, y al que tambi√©n pertenecen Giovanni Quessep, Mar√≠a Mercedes Carranza, Jos√© Manuel Arango y Ra√ļl G√≥mez Jattin, por mencionar s√≥lo algunos nombres. El poema que publico a continuaci√≥n apareci√≥ en el √ļltimo n√ļmero de la revista de poes√≠a Alquitrave que dirige en Colombia el poeta Harold Alvarado Tenorio.
Ignacio Escobar Urdaneta ten√≠a apenas 31 a√Īos aquel fat√≠dico 23 de abril de 1974. Su muerte fue injusta, cruel, in√ļtil y nos priv√≥ de mucho.

Lee el resto de esta entrada »

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Comments 17 Comentarios »

Esta semana, para festejar nuestro primer aniversario,¬†continuamos con una presentaci√≥n de los mejores poemas reunidos en¬†Los Convidados¬†durante estos primeros doce meses de vida. Disfr√ļtenlos.

 

De William Ospina y el soneto al instante, Marzo 2/08.

LOPE DE AGUIRRE
Yo vine a la conquista de la selva, y la selva me ha conquistado.
Aparto con las manos los enormes ramajes,
Miro a solas las encendidas flores con forma de p√°jaros,
La extrema contorsión de la serpiente herida
Que las nubes parecen reflejar en el cielo.

Nada es piedad aquí, nada es dulzura.
¬ŅSi son crueles los monjes en los penumbrosos claustros de Espa√Īa,
Si son degolladores los reyes y envenenadoras las reinas
En sus artísticos salones llenos de lienzos y de lámparas,
Si son perversos los obispos y lascivos los papas
En la nube de m√°rmol de sus tronos romanos,
Si son despiadados los clérigos, que leyeron a Homero y a Séneca,
OspinaWilliam.jpg picture by antoniosarabiaSi son salvajes los capitanes que comen la carne cocida,
Salpicada de jerez y de orégano,
Si bajo Europa entera a√ļllan las mazmorras,
Cómo puedo ser manso en estas tierras,
Ce√Īido por las selvas impracticables,
Lejos de esos palacios tapizados por la letra y la m√ļsica?

Lee el resto de esta entrada »

Etiquetas: , , , ,

Comments 4 Comentarios »

Este jueves 16 de octubre Los Convidados cumplen un a√Īo de su presencia en la red. Esto nos induce a una peque√Īa celebraci√≥n. Adem√°s de la obligada botella de Burdeos (en este momento me encuentro de viaje en una gira por Francia, estoy escribiendo estas l√≠neas sobre el traqueteo de un TGV) que me beber√© esta noche a la salud de todos ustedes, se me ocurre que la mejor manera de festejarlo es hacer una entrada (o dos, o tres, seg√ļn lo que encuentre m√°s adelante) con los poemas que m√°s he disfrutado transcribir durante estos primeros doce meses de vida. Vamos a ver… Los primeros versos del blog correspondieron, no pod√≠a ser de otro modo, a la pluma de Lauren Mendinueta. Aqu√≠ est√° el que he elegido de aquella entrada:

 

De Lauren Mendinueta, octubre 25/07

LA FELICIDAD
La felicidad, como tantas otras cosas,
depende de los reflujos de la mente.
Pero ese vaivén de la memoria lo gobierna el azar,
y por fatalidad he vivido dando rodeos
acerc√°ndome quiz√°s, sin alcanzar lo memorable,
una y otra vez cayendo en lo peor de lo vivido.
¬ŅAcaso la felicidad est√° en lo m√°s pr√≥ximo,
en lo que no es memoria sino llana realidad?
LauMendinueta.jpg picture by antoniosarabiaSi es así no hay esperanza
pues para llegar a lo m√°s cercano
hay que transitar por el camino m√°s largo,
que dicho sea de paso, es el más difícil.
La felicidad, como un legítimo tesoro,
espera en el fondo
de lo ríos más caudalosos de la memoria.
Sólo en esos acuosos mantos existe con pureza.
Aunque en tierras cotidianas contemos con réplicas exactas
dispuestas en vitrinas a precios caprichosos.
Si alguno codicia las auténticas joyas
tiene que sumergirse en innumerables aguas,
sortear atroces peligros, arriesgarse.
Pero que entienda de antemano
que los tesoros verdaderos no son hallazgos de la voluntad.
Yo prefiero abandonarme al azar,
tal vez un día aparezca ahogada en buenas aguas.

Lauren Mendinueta (Barranquilla, Colombia, 1977)

Lee el resto de esta entrada »

Etiquetas: , , , , , , ,

Comments 7 Comentarios »

Esta semana quiero tocar de nuevo el microrelato por varios motivos. Primero por que en el post anterior dej√© fuera informaci√≥n importante sobre los autores de Minificciones, Delf√≠n Beccar (Buenos Aires, 1980) y Alejandro Gelaz (Gij√≥n, 1963). Ambos colaboran en el √°rea de comunicaci√≥n y proyectos de Internet vinculados a la gesti√≥n p√ļblica en Buenos Aires, donde Alejandro reside desde el 2001. Adem√°s del trabajo comparten una misma pasi√≥n por la literatura.Delfn.jpg picture by antoniosarabia¬†Delf√≠n ha publicado ya un libro de cuentos, Esclavos de Sombra, del que se agot√≥ la edici√≥n. Alejandro se mueve tambi√©n entre los artistas pl√°sticos y, aparte de pintar digitalmente √©l mismo, est√° a punto de salir a la luz con una trilog√≠a po√©tica de la que esperamos tener m√°s noticias y darles tal vez, con la cooperaci√≥n del propio Alejandro, alguna primicia en Los Convidados. El segundo motivo es que √ļltimamente han publicado nuevas minificciones, entre las que hay una m√≠a y otra de Lauren Mendinueta que no puedo resistir la tentaci√≥n de compartir con ustedes. Y, tercero, por que el blog de Delf√≠n y Alejandro lleva como subt√≠tulo Los Mecanismos de la Brevedad y creo firmemente que en esos mecanismos reside la clave de alguna literatura mayor.agelaz2.jpg picture by antoniosarabia¬†Todos guardamos en la memoria lo que hac√≠amos en determinados momentos cruciales de nuestro devenir colectivo. Para m√≠ estar√° siempre presente qu√© hac√≠a y d√≥nde me encontraba cuando asesinaron a los Kennedy, por ejemplo, tanto a John como a Bobby, cuando el hombre puso por primera vez pie en la luna, cuando cay√≥ el muro de Berl√≠n, cuando derribaron las Torres Gemelas o cuando me top√© con las siguientes l√≠neas: Vine a Comala porque me dijeron que aqu√≠ viv√≠a mi padre: un tal Pedro P√°ramo. La contundencia de esa frase me dej√≥ helado. Esa quincena de palabras constituyen por s√≠ mismas un formidable microrelato. Yo las descubr√≠ hojeando por casualidad una peque√Īa edici√≥n del Fondo de Cultura Econ√≥mica sobre la mesa de novedades en una librer√≠a de la Alameda Central, en M√©xico D.F. hace m√°s de cincuenta a√Īos. Leer la frase y pagar el libro fue uno. Sal√≠ como en trance y continu√© leyendo mientras caminaba por lo que entonces era la avenida San Juan de Letr√°n. Y Rulfo prosigue as√≠, de microrelato en microrelato, la construcci√≥n de su obra maestra. Veamos c√≥mo la contin√ļa: Mi madre me lo dijo. Y yo le promet√≠ que vendr√≠a a verlo en cuanto ella muriera. Le apret√© sus manos en se√Īal de que lo har√≠a, pues ella estaba por morirse y yo en plan de prometerlo todo. “No dejes de ir a visitarlo, -me recomend√≥-. Se llama de este modo y de este otro. Estoy segura de que le dar√° gusto conocerte” Entonces no pude hacer otra cosa sino decirle que as√≠ lo har√≠a, y de tanto dec√≠selo se lo segu√≠ diciendo aun despu√©s que a mis manos les cost√≥ trabajo zafarse de sus manos muertas. Y as√≠ sucesivamente, cada relato contenido a su vez en otro un poco mayor, como una suerte de cajas chinas, o mu√Īecas rusas, que se van ensamblando del interior al exterior hasta que el √ļltimo p√°rrafo engloba a la novela entera del mismo modo que, a la inversa, la novela entera est√° contenida en aquellas inolvidables primeras palabras de Juan Preciado.

Lee el resto de esta entrada »

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Comments 4 Comentarios »

Lauren Mendinueta lleva unas semanas construyendo pacientemente en su blog, Inventario, un hermoso florilegio sobre la poes√≠a africana contempor√°nea. Comenz√≥ con una gran poetisa blanca, Amid Said, y sigui√≥ con esos grandes exponentes de la poes√≠a de la “negritud” como han sido Leopoldo S√©dar Senghor, David y Virago Diop y, hace unos d√≠as, con Jean Joseph Rabearivelo. S√© que otros m√°s vendr√°n. Como las ramas m√°s altas de un robusto y frondoso √°rbol que hunde sus ra√≠ces en los cantos y poemas de la tradici√≥n popular. A esto √ļltimo, aunque de alg√ļn modo est√° situado en el principio, quiero dedicar yo mi blog de esta semana. Con eso quiero felicitar a Lauren por su esfuerzo y unirme a su homenaje a una literatura que a√ļn no alcanza la valoraci√≥n que se merece entre los lectores de la lengua espa√Īola.
Comenzamos con un canto en lengua bereber antes de adentrarnos en el coraz√≥n del √Āfrica profunda.

LLORA MI CORAZ√ďN (Kabilia)

Llora mi corazón,
lo abruman males m√ļltiples,
tijeras lo cortan,
calenturas, dolores, mal en el costado.
Llora mi corazón, está perdido
por la muchacha esbelta cual palmera,
cuyos cabellos le caen sobre la espalda.
Pero no tardar√° mi revancha:
la sorprenderé
y entonces, cara a cara, nos reconoceremos.

Lee el resto de esta entrada »

Etiquetas: ,

Comments 7 Comentarios »

Daniel3.jpg picture by antoniosarabia“Fot√≥grafo entre escritores” es el t√≠tulo de la exposici√≥n con la que la Casa de Am√©rica celebra y rinde homenaje a los treinta a√Īos de trabajos del fot√≥grafo argentino Daniel Mordzinski (Buenos Aires, 1960). Abierta al p√ļblico del 17 de julio al 30 de septiembre en Paseo de Recoletos 2, Madrid 28001, Espa√Īa, la muestra re√ļne una amplia, singular y soberbia, colecci√≥n de retratos de los m√°s notables autores de la lengua espa√Īola.
Nosotros queremos unirnos al acto dedicando a Daniel un par de entradas que ilustraremos con algunas de las fotos que se están exponiendo en Madrid. Para introducir la primera he seleccionado varios fragmentos del hermoso texto con el que Rosa Montero participa en el catálogo de la exposición. La segunda lleva como prólogo el final de un capítulo de El Refugio del Fuego, el libro de viajes que narra mis dos expediciones con Mordzinski a las laderas del Volcán de Colima, en Jalisco, México, en una de las cuales Daniel me contó una anécdota de infancia en la que tal vez esté el germen de su vocación de fotógrafo.
Comencemos con La huella transparente de las palabras, las l√ļcidas consideraciones de Rosa Montero al contemplar las fotos:
Lee el resto de esta entrada »

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

Comments 7 Comentarios »

Daniel2.jpg picture by antoniosarabia“Ah√≠, entre una copa y otra, me cont√≥ Mordzinski un episodio de su infancia, del cual nunca me hab√≠a hablado antes, en el que tal vez est√© impl√≠cito el germen de su vocaci√≥n de fot√≥grafo. Ocurri√≥ en su nativa Buenos Aires cuando ten√≠a unos seis a√Īos de edad. Su padre le hab√≠a llevado a un espect√°culo para ni√Īos y, en la funci√≥n, se sorteaba una camarita fotogr√°fica. Una de esas instamatic de pl√°stico, sin controles de luz, ni de velocidad, ni de distancia, de las que ahora regalan con la suscripci√≥n al peri√≥dico, en las que no hay mas que mirar por el objetivo y oprimir el obturador, pero que a √©l le pareci√≥ magn√≠fica. Despu√©s de un breve pre√°mbulo en el que el presentador quiso, sin mucho √©xito, ganarse la voluntad del auditorio, dio comienzo a la rifa y el hombre extrajo sin tardanza el n√ļmero premiado: el catorce, anunci√≥ de viva voz. Mordzinski ni√Īo brinc√≥ en el asiento. Recordaba a la perfecci√≥n su n√ļmero, todav√≠a lo recuerda ahora: el catorce. Se lo requiri√≥ a su padre urgi√©ndolo con una emoci√≥n contenida, llena de infantiles expectativas, nosotros tenemos el catorce, pap√°, d√°melo, le dijo, y el padre empez√≥ a registrarse los bolsillos. Al cabo de un instante que al cr√≠o pareci√≥ eterno encontr√≥ un boleto √ļnico: el trece. Ese es uno, le reclam√≥ su hijo, pero tenemos dos, el otro es el catorce, yo lo vi, d√≥nde lo pusiste, b√ļscalo. El padre volvi√≥ a hurgar in√ļtilmente entre sus ropas, no sab√≠a d√≥nde estaba el otro boleto, s√≥lo ten√≠a ese. El ni√Īo se puso en pie mostr√°ndolo desesperado, era el trece, cierto, pero era tambi√©n la prueba irrefutable de que ellos tambi√©n pose√≠an el catorce aunque su pap√° no lo hallara, por eso nadie m√°s reclamaba el regalo. El catorce era de ellos pero lo hab√≠an extraviado. El animador, un hijo de puta seg√ļn lo recuerda mi amigo, ignor√≥ la suprema l√≥gica de aquel mocoso que para entonces estaba al borde de las l√°grimas. Si nadie ten√≠a el catorce habr√≠a que sacar otro n√ļmero, dijo. No, no, suplic√≥ Mordzinski ni√Īo, por favor, el catorce era suyo y por lo tanto el premio, la camarita de mierda que √©l ve√≠a entonces como un tesoro que se le iba de entre las manos, le pertenec√≠a tambi√©n. Lee el resto de esta entrada »

Etiquetas: , , , , , , , ,

Comments No Hay Comentarios »

El pasado lunes 12 de mayo se clausuró el XI Salón del Libro Iberoamericano de Gijón con la entrega del premio de traductores Claude Couffon a mi buen amigo Pino Caccuci. Pino, además de un gran traductor, es un excelente escritor italiano a quien muy pronto tendremos de convidado en este blog.
El Sal√≥n transcurri√≥ durante toda la semana en ese ambiente de convivialidad y buen humor que saben propiciar sus organizadores Carmen Y√°√Īez y Luis Sep√ļlveda. Fue un enorme placer el reencontrarse con los viejos amigos al tiempo que se creaban nuevos lazos de fraternidad con otros, como con el mexicano Daniel Pupko, el salamantino Eloy Santos, el argentino Lucas Chiappe, el italiano Alberto Masala y, last but not least, el guatemalteco Eduardo Halfon y su bella esposa Luc√≠a con quienes nos habr√≠a gustado departir m√°s tiempo, pero de los que nos separamos sabiendo que habr√° nuevas oportunidades de vernos en un futuro pr√≥ximo.

Lee el resto de esta entrada »

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Comments 2 Comentarios »