Posts Tagged “Hay Festival”

ONDJAKI6.jpg picture by antoniosarabiaAl Hay Festival de Cartagena de Indias, en Colombia, sigui√≥ con unos cuantos d√≠as de diferencia, el ya tradicional encuentro de Correntes d‚ÄôEscritas en P√≥voa de Varzim, Portugal. A √©l vinieron tambi√©n algunos amigos y colegas, como el fot√≥grafo Daniel Mordzinski o la novelista brasileira Adriana Lisboa, a quienes apenas una semana antes yo hab√≠a visto del otro lado del mar. La ocasi√≥n era especialmente importante porque los organizadores portugueses, al frente de quienes est√° Manuela Ribeiro, deseaban festejar ‚Äúa lo grande‚ÄĚ ese d√©cimo aniversario del evento. Para eso invitaron a todos los autores que, de un modo u otro, hab√≠an destacado en encuentros anteriores. As√≠ asistieron, a lo que luego la prensa titular√≠a ‚Äúel milagro de Correntes d‚ÄôEscritas‚ÄĚ, ciento veinte autores de catorce pa√≠ses distintos. Entre ellos no pod√≠a faltar Ondjaki (Luanda, Angola, 1977) quien, por su humor y simpat√≠a, ha sido el alma de numerosos coloquios anteriores.

LibroOndjaki.jpg picture by antoniosarabia

El joven autor angole√Īo presentaba, adem√°s, un libro nuevo, Materiales para construir una aplanadora de tristezas, que acaba de aparecer en las vitrinas de las librer√≠as portuguesas y que, por desgracia, a√ļn no ha sido traducido al idioma espa√Īol. Ese d√©cimo aniversario de Correntes d‚ÄôEscritas fue una buena ocasi√≥n para promocionarlo. A Ondjaki le llueven merecidamente premios y homenajes. Ya hablamos de ellos en un post anterior de este mismo blog (julio 28, 2008) y no los enumeraremos de nuevo. Pero si en aquella ocasi√≥n lo mostramos bajo su faceta de viajero incansable, ahora deseamos presentarlo bajo su verdadero rostro de poeta con unos versos que √©l mismo ha tenido la amabilidad de enviarnos para participar en Los Convidados. La traducci√≥n es de Ana Garcia Iglesias. Va para √©l un abrazo de agradecimiento hasta su nuevo domicilio en Sao Paulo, Brasil, donde descansa ahora de eventos y promociones al lado de su bella Renata. Gracias, Ondjaki, por tu amistad y colaboraci√≥n. Ojal√° nos veamos pronto.

Lee el resto de esta entrada »

Etiquetas: , , , , , ,

Comments No Hay Comentarios »

CollazosyJ.jpg picture by antoniosarabiaOtro de los invitados al Hay Festival de Cartagena de Indias fue √ďscar Collazos (Bah√≠a Solano, Colombia, 1942). El autor de Adi√≥s, Europa, adi√≥s, cartagenero por adopci√≥n despu√©s de los largos a√Īos de voluntario exilio en Par√≠s, la Habana y Barcelona, juega como local durante los festejos del Hay en Cartagena y, junto con su inolvidable Jimena, son los gu√≠as m√°s eficaces y entendidos para explorar los subrepticios rincones y las √≠ntimas maravillas de la hermosa ciudad.
Rom√°ntico incurable, enamorado del bolero, Collazos nos envi√≥ el ensayo que reproducimos m√°s abajo, se√Īal incontestable de su paso por la cuna de ese g√©nero musical: la Cuba de Ernesto Lecuona y Jos√© Antonio M√©ndez. Creo que √ďscar estar√° de acuerdo en que este post sirva tambi√©n de homenaje al mexicano Gabriel Ruiz (Guadalajara, 1908-1999),¬†compositor¬†de Usted, Despierta y Amor, amor, amor, quien cumplir√≠a a√Īos este 18 de marzo. Gracias, √ďscar, Jimena, por su colaboraci√≥n. Desde Los Convidados va un abrazo a los dos.

Lee el resto de esta entrada »

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comments 4 Comentarios »

Haddad_4763.jpg picture by antoniosarabiaDe vuelta del Hay Festival en Cartagena de Indias y del encuentro de Corrientes d’Escritas en P√≥voa de Varzim, siento a√ļn los pulmones invadidos por la salada brisa de los distintos mares que acabo de dejar. Mi regreso a Lisboa, la ciudad de las saudades, me llena precisamente de eso: saudades de los viejos conocidos que vi en esos dos coloquios, que deber√≠an llamarse no encuentros sino “rencuentros” literarios, y saudades tambi√©n de los nuevos amigos que hice en ellos y que ahora, espero, me durar√°n para siempre.

Entre √©stos √ļltimos, algunos de los cuales ya han tenido la generosidad de enviarme material para Los Convidados, est√° la bell√≠sima poeta libanesa Joumana Hadddad (Beirut, 1970) una de las estrellas en la noche de gala po√©tica del Hay Festival de Cartagena en la que tambi√©n leyeron poemas Carmen Y√°√Īez, William Ospina, Giovanni Quessep, Craig Arnold, Ram√≥n Cote y Juan Felipe Robledo.
_MG_4894.jpg picture by antoniosarabiaJoumana, quien en el 2006 obtuvo el premio √°rabe al peridismo gracias a la entrevista que hizo a Mario Vargas Llosa considera su vocaci√≥n literaria como “una gran historia de amor que, un d√≠a u otro, ten√≠a fatalmente que suceder”. Habla siete idiomas, ha vertido varios poetas √°rabes al italiano, franc√©s y espa√Īol. Su propia obra est√° traducida al franc√©s, italiano, portugu√©s, turco, polaco, griego, ingl√©s y espa√Īol. Colabora desde 1997 en la secci√≥n cultural del peri√≥dico liban√©s An Nahar, y es tambi√©n redactora en jefe de la revista literaria Jasad, que significa Cuerpo en √°rabe.
Las fotos son de Daniel Mordzinski, quien también estuvo presente en el Hay.

He dividido la colaboración de Joumana en dos partes. La primera consiste en fragmento seleccionados por mí de su poema El Retorno de Lilith, traducidos del francés por Héctor Fernando Vizcarra.

_MG_4786.jpg picture by antoniosarabiaTal vez sea necesario acotar que Lilith, la protagonista de este primer poema, fue seg√ļn una leyenda jud√≠a basada en el G√©nesis, la primera mujer sobre la tierra. Creada del polvo al mismo tiempo que Ad√°n era igualmente libre y fuerte y no quiso colocarse por debajo de √©l ni para hacer el amor. Prefiri√≥ fugarse del Para√≠so y luego se rehus√≥ a volver. Dios la transform√≥ entonces en demonio y cre√≥ a Eva de una costilla de Ad√°n para garantizar su obediencia.

La segunda parte, El espejo de Marina, es un extracto de Espejos del Fugaz, una colección de poemas dedicados a doce poetisas suicidas, traducido por José María Lopera. La selección es de la propia Joumana para Los Convidados. Muchas gracias, linda, hasta la próxima.

Lee el resto de esta entrada »

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Comments 4 Comentarios »

JulioCortzar3.jpg picture by antoniosarabia“Yo llegu√© a Par√≠s buscando a la Maga”, le o√≠ decir hace unos d√≠as a mi amigo Daniel Mordzinski en el Hay Festival de Cartagena de Indias, donde ambos estuvimos invitados. √Čl a√ļn vive en Par√≠s. En lugar de la Maga encontr√≥ a su hermosa e incomparable Viviana, pero sus palabras rozaron un arrinconado diapas√≥n en mi memoria. Par√≠s hab√≠a significado tantas cosas en mi adolescencia que yo tambi√©n llegu√© ah√≠ buscando huellas: de d’Artgnan a Lagardere, de Jean Valjean a Montecristo, de Auguste Dupin al inspector Maigret, de Esmeralda a la Maga. Del convento de las Carmelitas Descalzas, a cuyas espaldas se bat√≠an los mosqueteros y el atrio de Notre Dame, donde bailaba la gitanilla, hasta el quai de Conti y el Pont des Arts, donde Oliveira distingu√≠a a la Maga a veces andando de un lado a otro, a veces detenida en el pretil de hierro inclinada sobre el agua. S√≠, yo tambi√©n llegu√© a Par√≠s buscando a la Maga y me encontr√© con que ah√≠ fallecer√≠a Julio Cort√°zar (Bruselas, B√©lgica, 1914-1984) unos meses despu√©s de mi llegada.

Foto23.jpg picture by antoniosarabiaYo no lo conoc√≠. Mi primera novela no ser√≠a publicada sino hasta siete a√Īos m√°s tarde y yo, ilustre desconocido, no me atrev√≠ a llamarle por tel√©fono y confesarle cu√°nto le admiraba. Hice mal. Me lo han dicho ahora amigos, algunos muy queridos, que lo conocieron y trataron en la intimidad. Sin embargo, en los quince a√Īos que luego pasar√≠a en la capital de Francia lo visit√© a menudo en su √ļltima morada del cementerio Montparnasse, en la tumba que comparte junto a su querida Carol Dunlop. Cuando mi gran amigo el chileno Luis Sep√ļlveda estaba en la ciudad √≠bamos a hacerle compa√Ī√≠a. Le encend√≠amos un cigarrillo bien acomodado sobre el m√°rmol y, fumando tambi√©n nosotros, convers√°bamos los tres hasta que Julio conclu√≠a el suyo. Agrego, para obviar dudas sobre la salud mental de Lucho y m√≠a, que aunque le sab√≠amos presente en el coloquio jam√°s le o√≠mos responder. Participaba en la conversaci√≥n, dir√≠a Borges, intercalando silencios significativos mientras chupaba placenteramente su tabaco hasta consumirlo. A veces, intuyendo que no bastaba uno le prend√≠amos otro y ¬Ņpor qu√© no? hasta un tercer cigarrillo del insomnio -√©l fue siempre un enorme fumador- y continu√°bamos la charla. Al final apag√°bamos las colillas, nos desped√≠amos y ya solos, sinti√©ndonos medio desamparados, remat√°bamos la tarde en cualquier caf√© del bulevar.

CasaJC.jpg picture by antoniosarabiaEn otra ocasi√≥n, junto con mis dos queridos futuros compinches de Primeras Noticias de Noela Duarte, Jos√© Ovejero y Jos√© Manuel Fajardo, acompa√Īados -no pod√≠a ser menos- por el mismo Daniel Mordzinski, hice un viaje a Bruselas en busca del preciso lugar de nacimiento del gran Julio quien vio la luz ah√≠ durante la primera guerra mundial, con la ciudad reci√©n ocupada por las tropas alemanas. Los resultados de la excursi√≥n los narr√© ya en otro post de este mismo blog: encontramos el edificio y la placa conmemorativa. Gracias a la generosidad de un vecino, y a su repentina, absoluta, y francamente inconcebible confianza en cuatro desconocidos, dos de ellos extracomunitarios, que bien podr√≠an haberlo asaltado, entramos a un departamento que pudo ser el del propio Cort√°zar porque no se sabe con certeza en qu√© piso vivi√≥. Sin embargo, subimos y bajamos por el mismo elevador que de seguro us√≥ √©l de ni√Īo. A√Īado, como en la otra ocasi√≥n, algunas de las fotos que Daniel tom√≥ del viaje. Para los cuatro fue una experiencia formidable.

ElevadorCortzar.jpg picture by antoniosarabia

Ahora escribo estas l√≠neas en v√≠speras del vig√©simo quinto aniversario de su muerte, que se cumple este jueves catorce de febrero.¬†Ese d√≠a, esta semana, todos los medios de informaci√≥n verter√°n carretadas de merecidos elogios sobre quien es considerado ya uno de los pocos cl√°sicos de nuestro tiempo. Si he narrado algunas de mis correr√≠as con Sep√ļlveda, Fajardo, Ovejero y Mordzinski en torno a Cort√°zar, ha sido solo para ilustrar la afici√≥n, la adhesi√≥n, la devoci√≥n, la admiraci√≥n y muchos otros ciones m√°s que √©l supo despertar en las generaciones de escritores que le siguieron.¬†S√© de algunos que incluso sol√≠an dibujar con tiza una rayuela en la rue de l’Hirondelle y la saltaban cada aniversario.¬†S√≠, todos nos sentimos abrumados ante Cien A√Īos de Soledad, pero ninguna otra novela nos hizo so√Īar, sentir y reflexionar lo que¬†Rayuela. Nunca fuimos a Macondo. Todos, de un modo u otro, hemos estado en Par√≠s buscando a la Maga.

Cortázar fue, además, uno de los grandes maestros del cuento. Tanto La autopista del Sur como El Perseguidor son relatos cumbre de la literatura universal. Nos dejó varios ensayos sobre ese género en el que tanto excedió. Mi favorito es el que reproduzco más abajo. El mejor Cortázar en un texto casi de preceptiva literaria. Que lo disfruten.

Lee el resto de esta entrada »

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comments 2 Comentarios »