brodsky.jpg picture by antoniosarabiaMuchos de los poemas que Joseph Brodsky (San Petersburgo, 1940-1996) escribi√≥ durante los inviernos pasados en Venecia los √ļltimos a√Īos de su vida est√°n dedicados a la Navidad. Algunos de ellos fueron reproducidos aqu√≠ el a√Īo pasado y, esta Navidad, Lauren Mendinueta les consagr√≥ una m√°s extensa y variada antolog√≠a en su blog Inventario.
Sin embargo, algunos de aquellos versos escritos por el poeta ruso antes y durante sus vacaciones decembrinas en la Perla del Adri√°tico, no se refieren s√≥lo a la Navidad sino al transcurrir de un a√Īo a otro y, en especial, a La Adoraci√≥n de los Reyes, tema por el que profesaba una especial predilecci√≥n desde que se top√≥ en una revista polaca con una ilustraci√≥n representando a los tres magos de oriente ante el humilde pesebre de Bel√©n, y la recort√≥ para pegarla sobre la estufa de cer√°mica en su dacha de Komarovo.
brindis.jpg picture by antoniosarabiaLos poemas con los que hoy deseamos celebrar la llegada del nuevo a√Īo, son anteriores al exilio de Brodski en 1972, a su arribo a los Estados Unidos y a sus clases de literatura en el Mount Holyoke college de Nueva York. Preceden tambi√©n su primer viaje a Venecia, ciudad de la que el futuro premio Nobel de la literatura 1987 se enamor√≥ y en la que escribir√≠a la mayor parte de sus c√©lebres poemas de Navidad. Tienen la intensidad y la pasi√≥n del Brodsky joven con el fervor y la reflexi√≥n que caracterizaron los de su madurez. Aqu√≠ est√°n. Desde Los Convidados les deseo a los amigos y lectores, salud, √©xitos y toda la felicidad posible en el dif√≠cil a√Īo que se avecina.

UNO DE ENERO DE 1965

Los Reyes Magos olvidarán tu dirección.
No habr√° estrellas sobre tu cabeza.
Acaso sólo el ronco bramido del viento
escuches como en otros tiempos.
A tus hombros cansados les quitar√°s la sombra,
cuando apagues la vela, antes de acostarte,
pues el calendario nos promete
más días que velas.

¬ŅQu√© es esto? ¬ŅTristeza? Tal vez sea tristeza.
Una canción que te sabes de memoria.
Que se repite. Pues que se repita.
Que se repita desde ahora.
Que suene también a la hora de la muerte,
como gratitud de labios y ojos,
hacia lo que, a veces, nos obliga
a perder la mirada en la lejanía.

Y mirando en silencio al techo,
porque el calcetín, claro, está vacío,
comprenderás que la avaricia sólo es garantía
de que eres demasiado viejo.
De que ya es tarde para creer en milagros.
Y lanzando tu mirada al cielo,
sentir√°s de repente que t√ļ mismo
eres un regalo sincero.

 

ANNO DOMININI

La providencia celebra la Navidad.
El palacio del Gobernador está engalanado con muérdago,
y las antorchas humean en el portal.
En los callejones, empujones y diversión.
Alegre, ocioso, sucio y alucinado,
el gentío se amontona detrás de la mansión.

El Gobernador est√° enfermo. Yace en su lecho,
cubierto con un chal, traído del Alcázar,
donde prestó servicio y piensa en
su mujer y en su secretario,
que, abajo en el salón, reciben a los invitados.
En verdad, no está celoso. Para él
lo m√°s importante ahora es encerrarse en la coraza
de sus males, sus sue√Īos o del aplazamiento de
su traslado a la metrópoli. Ya sabe
que la libertad no es necesaria para que
el pueblo celebre su fiesta;
por la misma razón permite
que su mujer le enga√Īe. ¬ŅEn qu√© pensar√≠a
si no le perturbaran
la tristeza o sus achaques? ¬ŅY si la amara?
Sin querer, estremeciendo el hombro como si sintiera frío,
aparta los malos pensamientos.

…En el sal√≥n, languidece el fulgor de la alegr√≠a,
aunque a√ļn perdura. Muy borrachos,
los jefes tribales fijan sus ojos vidriosos
en una lejanía carente de enemigo.
Sus dientes, la expresión de su ira,
como una rueda mordida por los frenos,
se traban en una sonrisa, y el criado
sirve m√°s comida. Entre sue√Īos grita un mercader.
Suenan retazos de canciones.
La mujer del Gobernador y el secretario
se deslizan hacia el jardín. En la pared,
como un murciélago, el águila imperial
devora el h√≠gado del Gobernador…

Y yo, un escritor que ha visto mundo,
que ha cruzado el ecuador sobre un asno,
miro por la ventana las colinas dormidas
y pienso en la semejanza de nuestras desgracias:
a él no le quiere ver el Emperador;
a mí, ni mi hijo ni Cyntia. Pero nosotros
pereceremos aquí. El orgullo
no convertir√° nuestro amargo destino en una prueba de
que venimos de la imagen del Creador.
Todos seremos iguales en el ata√ļd.
¬°Tengamos en vida rostros diferentes!
¬ŅPara qu√© intentar escapar del palacio?

No somos jueces de la patria. La espada del juicio
se hundir√° en nuestra propia deshonra:
los herederos y el poder est√°n en manos ajenas…
¡Qué bien que las naves no naveguen!
¡Qué bien que el mar no se congele!
¡Qué bien que los pájaros entre las nubes
sean sutiles con cuerpos tan pesados!
nada hay que reprochar.
Pero tal vez nuestro peso esté en
proporción de su canto.
¬°Que vuelen, entonces, a la patria!
¬°Que griten, entonces, por nosotros!

Mi patria… extra√Īos se√Īores
visitan a Cynthia, se inclinan sobre la cuna
como nuevos Reyes Magos.
El ni√Īo duerme. La estrella parpadea
como carbón bajo la fría pila bautismal.
Y los visitantes, sin tocarle la cabeza,
truecan su nimbo por una aureola de mentiras,
y la Inmaculada Concepción por un cotilleo,
por pasar en silencio sobre la figura del padre…
El palacio se vacía. Se apagan las luces en las plantas.
Primero, una. Luego, otra. Por fin, la √ļltima.
Y solo dos ventanas en todo el pal√°cio
tienen luz: la mía, donde de espaldas a la antorcha
miro como el disco de la luna se desliza
sobre el escueto bosque, y veo a Cynthia y la nieve;
y la del Gobernador, que, al otro lado de la pared
lucha en silencio con la enfermedad durante la noche
y alumbra el fuego para distinguir al enemigo.

Be Sociable, Share!
Etiquetas: , , , ,
7 Respuestas a “Poemas para despedir el a√Īo (Joseph Brodsky)”
  1. Magnificos Antonio.

    Gracias por traernos esta colección de poemas de Navidad de Joseph Brodsky.

    ¬°¬°Feliz a√Īo nuevo!!

    Un fuerte abrazo.

    √öltimo post en el blog de…Triana…Violencia machista. 2008 a√Īo negro.- 73 v√≠ctimas.

  2. Querido Antonio, ¬°pr√≥spero a√Īo 2009! Un gran abrazo y besos, Sara.

  3. SORAYA (1 comments) dice:

    QUIERO QUE ME ENVIEN UNA POESIA CON EL A√ĎO NUEVO FELIZ A√ĎO

  4. Antonio,
    Un lujo tu blog. Feliz a√Īo nuevo.
    Abrazo,
    Alejandro

  5. Me encanta esta pagina. Lamento no tenga seccion seguidores habilitada. Saludos desde Guatemala, mi pais.
    Invitoa a leer mi literatrua. Por ejemplo http://www.poesiadeaugustocesar.es.tl

  6. Me encanta, no es nada facil encontrar una informacion tan clara y buena en internet… ya tienes una fan.

  7. Magnifico poema, “Los reyes magos” es increible la esperanza y el espiritu mostrado en este poema, en tiempos como estos es bueno escuchar detenidamente estos poemas.

    Saludos y gracias por compartir.
    PD: Deberías habilitar twitter :)

Deja una Respuesta

*

Los enlaces en los comentarios pueden encontrarse libres de nofollow.