Daniel Mordzinski

Mi querido amigo, el gran fot√≥grafo argentino, Daniel Mordzinski cuyo trabajo han admirado a menudo ustedes en las p√°ginas de este blog ha sufrido una p√©rdida irrecuperable. Veintisiete a√Īos de su trabajo fueron arrojados negligentemente a la basura por unos imb√©ciles. Yo qued√© primero sorprendido al enterarme de tama√Īa estupidez y luego desolado al escucharlo contarme los detalles por tel√©fono. Me debato a√ļn entre las mentadas de madre a los autores del desaguisado y la rabia y la impotencia ante lo irremediable. No se me ocurre, por el momento, qu√© otra cosa hacer aparte de denunciar el hecho y ponerme a su disposici√≥n, con todo el afecto fraternal que √©l conoce, para cualquier cosa que pueda ofrec√©rsele.

Copio m√°s abajo la nota publicada en Facebook por nuestro mutuo amigo, Luis Sep√ļlveda, en la que narra con claridad lo sucedido y me uno a su petici√≥n y al dolor y a la bronca que lo embargan y que, estoy seguro, en estos momentos invade a todos los conocemos y queremos a Daniel.

Antonio Sarabia

 

Una petición a todas mis amigas y todos mis amigos

Amigas y amigos: Este es una petici√≥n que hago desde la ira, desde la bronca y el dolor, porque a uno de mis m√°s queridos amigos, a mi hermano del alma Daniel Mordzinski, el gran fot√≥grafo de la literatura, le han hecho desaparecer veintisiete a√Īos de trabajo, ¬° 27 a√Īos! , el trabajo de toda una vida botado a la basura, y no es una met√°fora, no: las manos de un cretino que segu√≠an los √≥rdenes de otros cretinos decidieron que el trabajo de Daniel Mordzisnky no merec√≠a m√°s destino que el desprecio y la basura.

 

Antonio Sarabia y Luis Sep√ļlveda. Foto de Daniel Mordzinski

Durante m√°s de diez a√Īos y en virtud de una alianza entre el peri√≥dico espa√Īol EL PAIS y el franc√©s LE MONDE, Daniel Mordzinsky utilizaba un despacho en el s√©ptimo piso de la redacci√≥n parisina de LE MONDE para guardar y conservar su archivo de negativos y diapositivas. Eran miles de negativos y diapositivas, de originales conservados con el rigor que caracteriza a Daniel, y que sin m√°s, sin ninguna contemplaci√≥n fueron arrojados a la basura.

 

El pasado 7 de marzo, Miguel Mora, corresponsal de EL PAIS en Francia, llegó hasta el despacho de la séptima planta y se encontró con que lo habían vaciado totalmente, sin que mediara un aviso ni a él ni a Daniel. Simplemente habían sacado todo lo que ahí había y lo habían hecho desaparecer.

 

Tras horas de dram√°tica b√ļsqueda, de preguntas sin m√°s respuestas que el cobarde bajar la cabeza y musitar “je suis desol√©”, en un s√≥tano encontraron el gran mueble archivador que el mismo Daniel hab√≠a pintado de negro hace diez a√Īos, totalmente vac√≠o.

 

En una demostraci√≥n de cobard√≠a y bajeza moral que manda al infierno toda la tradici√≥n de defensor de la libertad de expresi√≥n que caracteriz√≥ a LE MONDE, nadie ha querido responder qui√©n y por qu√© se tom√≥ la decsi√≥n de botar a la basura 27 a√Īos de trabajo de uno de los mayores fot√≥grafos del mundo.

 

Cuesta creer que en un peri√≥dico como LE MONDE trabaje gente a la que las palabras “Cort√°zar”, “Israel”, “Escritores latinoamericanos”, Escritores franceses”, “Escritores espa√Īoles”, “Escritores Portugueses”, “Semana Negra”, ” Festival de Saint Malo”, “Carreffour de Litt√®ratures”, “Mercedes Sosa”, “Borges”, “Astor Piazzola” y un largo etc√©tara de nombres no le dijeran absolutamente nada, y simplemente tiraran a la basura ese tesoro fotogr√°fico sin consultar a nadie.

 

Ese archivo de Daniel Mordzinski, esos 27 a√Īos de trabajo miserablemente perdidos, eran parte de la memoria social, cultural y literaria del siglo XX, eran parte de la cultura universal, eran parte del legado de un artista, de un fot√≥grafo cuya obra es reconocida como uno de los aportes fundamentales para el gran registro de la cultura contempor√°nea.

 

De toda la obra fotogr√°fica de Daniel Mordzinsky, de mi amigo, de mi hermano compa√Īero de aventuras en tantas partes del mundo, apenas se han salvado unos cientos de fotograf√≠as digitalizadas, que aparecen en sus √ļltimos libros publicados, tambi√©n en uno que firmamos juntos, “√öltimas Noticias del Sur”, y que han sido vistas en las numerosas exposiciones que ha hecho en los √ļltimos a√Īos. El resto desapareci√≥, tragado por la ignorancia, la desidia y, lo que es m√°s grave, por una demostraci√≥n m√°s de la falta de rigor, de √©tica, que est√° haciendo del periodismo una cloaca.

 

Escribo esto desde el dolor, desde la ira y la bronca, porque Daniel Mordzinski, es mi socio, mi amigo, mi compa√Īero, mi hermano de aventuras dignas en el campo del periodismo y la literatura.

 

Una de las raras fotos en las que Daniel aparece con algunos de sus amigos

Amigas, amigos, les pido encarecidamente que copien y reproducan esto en todos los lugares posibles, también en la página que LE MONDE tiene en facebook, en los periódicos y revistas a los que tengan acceso, y que manden firmas de apoyo a dmordzinski@free.fr

 

Tengo una imagen fija en la memoria, y es del a√Īo 1996, cuando en medio del viento eterno de La Patagonia, yo ve√≠a a mi socio, a mi amigo, a mi compa√Īero, a mi hermano del alma, cargar sus c√°maras metiendo sus manos en una bolsa negra, para tomar del tambor de pel√≠cula el material con que dejar√≠a testimonio de la vida dura de las gentes del Sur del Mundo. Y esa imagen me dice que esto no quedar√° as√≠, que LE MONDE tendr√° que dar una respuesta y disculpa convincentes, porque 27 a√Īos de trabajo, porque el archivo de una parte importante de la historia contempor√°nea no puede ser arrojado, sin m√°s, a la basura.

Luis Sep√ļlveda

 

Be Sociable, Share!
Deja una Respuesta

*

Los enlaces en los comentarios pueden encontrarse libres de nofollow.