Sitges2.jpg picture by antoniosarabiaPas√© toda la semana pasada con mi hijo, Bruno, en Sitges. √Čl fue a seguir ah√≠ un breve curso de cine y yo a acompa√Īarlo unos d√≠as antes de la larga separaci√≥n del verano. Esta peque√Īa localidad de la costa catalana, con sus doradas playas atestadas de ba√Īistas, sus pintorescas callejuelas, sus elegantes v√≠as peatonales, sus peque√Īos restaurantes y caf√©s frente al mar, forma parte de la elite de sitios tur√≠sticos que bordean el mediterr√°neo y tiene mucho en com√ļn con sus pares en Italia o en Grecia.
Mientras Bruno asist√≠a a sus cursos por la ma√Īana yo me quedaba escribiendo en el hotel o, cuando me apetec√≠a estirar un rato las piernas, me dedicaba a explorar los alrededores en busca de un sitio agradable donde podr√≠amos despu√©s almorzar. Durante una de esas largas caminatas descubr√≠ una limpia y bien aprovisionada librer√≠a atendida por un joven empleado, calcul√© que no llegaba a los treinta, que sab√≠a bien de qu√© trataba el oficio. No ten√≠a en su cat√°logo lo que yo andaba buscando pero me ofreci√≥ lecturas alternativas y me recomend√≥ varias novedades interesantes que hab√≠a le√≠do √©l mismo. Fue una grata sorpresa. La mayor parte de las librer√≠as son hoy atendidas por un personal que, como dec√≠a Mendel, el entra√Īable bibli√≥filo del cuento de Zweig, deber√≠an acarrear piedras en lugar de andar metidos en libros.
Sitges-1.jpg picture by antoniosarabiaA poco rato de conversar con el culto librero descubr√≠ que se llamaba Enric L√≥pez Tuset (Tarragona, 1983) que √©l mismo escribe poes√≠a y que ha colaborado con ella en algunos n√ļmeros de la revista Salina. Actualmente, prepara un volumen de sus poemas en catal√°n.
Como una de las finalidades de Los Convidados es el dar a conocer nuevos autores mezcl√°ndolos con los de nombre ya consagrado, ofrecemos aqu√≠ a los lectores algunos poemas de Enric, traducidos por √©l mismo al castellano. Ojal√° les sorprendan¬†a ustedes¬†como me sorprendieron a m√≠ cuando me los dio a leer aquella ma√Īana en la librer√≠a de Sitges.

.

EN LAS AFUERAS DEL ALMA

Desde aquí el principio, donde la boca muere antes que el llanto,
pero no es mi sitio, lo sé, es mi deuda:
es sólo un estigma del tiempo que empieza a sonar,
una estancia donde el verbo es una verdad imaginada -otro tiempo-.
Otro tiempo en el cristal, en la angustia, en las garras de la ceniza:
y cada día muero un poco más en las afueras del alma.

La paloma temblaba allí condenada por la definición misma del vacío:
inmensidad, gloria, mensaje, tu casa, la puerta, la sonrisa, amar.
Sobre el c√©sped mi noche: ¬Ņestuviste sola?
Estuviste sola y todo te pareció tan natural,
te pareció que resbalaba la niebla en mi figura diluida
con su nombre, con su lenguaje, con sus espacios, con su belleza -contra el hueso-,
y t√ļ dijiste que todo estaba vac√≠o, que le faltaba espacio, belleza…
Su lenguaje no lo entendías.
Así volví a conocer la inconstancia de estas viejas costumbre.

A veces me sorprendía en la mesa
calibrando un dibujo, mi víctima,
nuestra víctima ahora mismo sin vida, recogiendo cenizas a mi lado.
En las afueras del alma, la tristeza se olvida con sinceridad.

.

ARMON√ćA

Todos heredamos algo de armonía,
algo virgen que a√ļn no hemos visto,
algo de ese amor que preocupa al ni√Īo.
Desde aquí, inmediatamente, la certeza se comprueba,
la alegría se tuerce, y la soledad se respira portadora del cuerpo.

Todos tenemos alcance
para saber de la cronología del guijarro,
para encontrar convicci√≥n bajo un casta√Īo inundado de frutos.
Lo hermoso bajo el continuo cielo,
la sangre en el prodigio:
en la mujer que me acerca sus brazos.
En tus brazos empiezo,
en ellos heredo quietud m√°s que nunca,
en ellos constato inocentes espacios y muero.
Muero porque no nos queda nada m√°s que amar,
eres mi milagro en vilo, ternura tan sólo,
así de exacta eres.

..

Enric1.jpg picture by antoniosarabia

.

EPIFAN√ćA DE LA HERIDA

Eres dulce como anta√Īo,
con los ojos entrenados por el amanecer.
Lado a lado el mar se repliega en tu voz,
cruje de vida.
¡Cómo me gustaría verte de nuevo asumida por la luz!
remoto milagro, larga palabra de la tarde.

Tus manos pronuncian mi cintura
por clara, por profunda.
Tan dorada es nuestra ropa tendida en la cama.

.

.

.

.

PRIMAVERA

Estás ahí, eres la espera de un nocturno,
y algo ha bebido de la silueta de un sue√Īo.

Tal vez no quieras que esta noche canten los grillos
ni que las estrellas la hagan perfecta, sólo el azul,
el celeste de unas s√°banas y algo de vino para cuando el gallo despierte
y susurre que a√ļn la luz no es tuya.

Y no te sabes orientar, el balcón es enorme,
lo que admiras es enorme, hay poco vac√≠o entre las entra√Īas.

Y al atardecer, mientras las rosas agolpan fuerzas,
deseas que me despierte.

.

PR√ďLOGO

Vamos a suplicar ahora que estoy m√°s cerca del presente,
no nos han vencido, y la nieve nos hace ver que muerde.

Me recosté hace un rato. Recostarme para buscar
tu atención en la necesidad del humo
y tu imagen en la de un calidoscopio.
Siempre me sorprende el verte ahí.

Vamos a suplicar ahora, en los dominios de la sensatez,
que llueva un poco, y que algo haga callar a los √°rboles.

Me recosté hace un rato. Recostarme para necesitar
de la ventana, de que me mojen las gotas la camisa,
y oler de ti en la humedad de la tarde.
Siempre gasto todos los olores antes de cenar.

Vamos a suplicar, ahora, a Dios
que beba un poco del oc√©ano y que me ense√Īe a andar.

Me levanté hace un rato
y mis piernas a√ļn sent√≠an tu carne en el trigal,
mis manos estaban a√ļn h√ļmedas de tierra… Mi cuerpo,
el cuerpo entero era un rastro de ma√Īana,
sólo el silencio, sólo el dolor celeste de volverte a ver.
Espero la ceguera.

.

POEMA

Mientras mi mano recoge ciénagas del otro lado
mis ojos planean irse.
Se ir√°n cuando el loto alcance la nube,
cuando esos valles de adobe vistan algo m√°s que tiempo y agoten los susurros.
Se ir√°n hacia la sombra de un sauce que proteja el padecer la tierra.

Mis ojos partir√°n y partir√°, con ellos, el agua hacia el filo de una arista,
ambos buscando los aullidos que han caído entre la roca.
Ahora, aquí, lejos de la memoria estoy más cerca del loto.

.

CUANDO EMPEC√Č A CAER

Cuando empecé a caer
nuevos sacramentos se inventaron para mí.
Entonces, amé el tuétano que soporta al viento:
me ense√Īo a partir desde los ojos hacia sentidos presentes.

Caí y no supe de alabanzas ni de incertidumbre,
a√ļn menos de las concesiones del infierno en un silencio caduco.
Sólo mantener el orden del fuego, del animal que nunca existió,
mantener tanta lluvia bajo mi pecho extinto,
y no supe acercar mi cuerpo hacia tanta espera.

Vivir en la ca√≠da, por √ļtil que parezca,
no me dejó perpetuarme, condenado, en la suavidad.
Sólo avanzar el océano a la indiferencia.
Acercar mi mano al hueso, al valle,
al sue√Īo colmado de ausencia y lluvia:
fue acercar este alud de fuego
a la misericordia y al miedo.

.

√ĀNIMA

Del mismo modo, a media noche, brota el mar so√Īoliento
como te evoco a ti, como en ti desato ahora mi torpe alma.
Después me parecerá que todo se ha vendido, que todo yace delicado
en un banquete de cercanías incluso cuando no te vi llegar.

Si quiere, lo tr√°gico puede arrancar de las estrellas su sombra,
su desarraigo inmortal hacia la profundidad,
donde las estancias velar√°n en silencio esperanzas prolongadas.
Si pudiera permitírmelo remontaría al frío,
a las mil llagas de la rosa caída
y no sentiría la agitación de las horas, el arduo vacío de la posibilidad.
Sería formidable poder vivir del amor, llegar a casa,
contestar a cierta pregunta sin oler el humor de la tensión:
puro amor, puro abismo que llora la verdad.
El t√©rmino sabe la verdad, el camino sabe la verdad, ¬Ņqu√© verdad?
¬ŅCu√°nto bosque ha de morir para que nada termine?

Buscamos la claridad cuando la pasión se apaga encadenada,
cuando entregamos en un cesto el nombre del cordero muerto.
Justamente es aquí donde dieron fruto las voces, la rudeza del peso,
el conjunto del secreto.

Son horas de beber lo intangible
y sólo me aventuro a un tilo cruzado por un halcón ausente,
a las notas que durmieron sin dar respuesta.
Es poco exhaustivo para el vértigo, para el pánico,
pero le sirve al amor propio,
le sirve al deslumbramiento para arremeter contra nada.

El milagro una sola vez, la existencia una sola vez;
los dedos mueren en solitario.

Be Sociable, Share!
Etiquetas: , , , , , , ,
11 Respuestas a “Enric L√≥pez Tuzet, el librero poeta.”
  1. Lindas poes√≠as, las guard√© porque me gusta la literatura, todo libro que encuentro lo leo, pero pienso tambi√©n en vuestra experiencia en el viaje, porque adem√°s de poder hacerlo con un hijo, tener la oportunidad de visitar un lugar que debe ser muy pintoresco, ideal para inspirarse y escribir y encontrarse con algui√©n que hace crecer en el conocimiento de lo que a uno le gusta, que mejor…no?

  2. Preciosas poesisas!!
    Gracias por ellas

    Saludos!

  3. Mi enhorabuena por esas bonitas poesias, y por las fotos del post, me encantan. Si son sacadas por ti, eres muy buen fotografo!

  4. Gracias a todos y todas por valorarlas, en especial a Antonio por su cari√Īo al editarlas aqu√≠ y por el esmero que le pone a todo. ¬°Un abrazo!

    Enric López

  5. Me encanto tu poesia, sigue asi, un abrazo exito!

  6. siempre es bonito leer algo asi…

    Gracias!

  7. Mi enhorabuena, son excelentes.

  8. Lindas Poesias, Las Guardas Porque me gusta the Literature, Book todo lo que Encuentro, Leo, Pero pienso tambi√©n en el viaje en vuestra experience, Porque Ademas de poder hacerlo with UN hijo, tener la oportunidad de visitar que debe ser UN Lugar pintoresco muy, ideal para inspirarse y que hare with escribano encontrarse y en el Conocimiento algui√©n Crecer de lo que le gusta A, mejor que … not?

  9. Me encanta!! :)

  10. Muy bonitas poesias, la verdad esque llevaba tiempo sin leer algo asi de lindo!!

  11. Muchas gracias, Antonio Saravia. Probablemente, est√© present√°ndonos la obra de un poeta que ser√° muy notable entre nosotros. Si Enric en su juventud da estos frutos, no puedo imaginar la belleza que recrear√° al correr los a√Īos. Cada verso, es una delicada y exacta expresi√≥n art√≠stica, cuidado, medido, producto de un esp√≠ritu que comulga con los secretos del aire, del agua, del fuego y de la tierra. Alguien que puede recorrer el mundo sin salir de s√≠ mismo. Y Ud. tuvo el privilegio de conversar con √©l. Si yo hubiera estado all√≠, hubiera cambiado el t√≠tulo de este relato que nos hace, y hubiera puesto primero la palabra Poeta. Creo que es m√°s justo respecto a este talentoso artista. Felicitaciones y muchas gracias por el placer de la lectura. Le pido permiso para compartirlo en Facebook. Un cordial saludo desde Miami.

    Jeniffer Moore
    Miami, USA

Deja una Respuesta

*

Los enlaces en los comentarios pueden encontrarse libres de nofollow.